fbnoscript
9 de junio de 2017

Insaurralde, un saltimbanqui del ajuste

El intendente se pronunció en la interna del FPV
Martín Insaurralde, intendente de Lomas de Zamora, se pronunció acerca de las internas del PJ, la candidatura de Cristina y la situación política del país. El intendente decidió, en esta oportunidad, posicionarse a favor de Cristina como principal candidata en la provincia de Buenos Aires, descartando a Randazzo.
 
Insaurralde es un saltimbanqui del ajuste: aunque con los años va cambiando de fracción política, ha defendido desde el impuesto al salario y la devaluación de Kicilof hasta los tarifazos del gobierno actual.
 
Si hay algo que caracteriza a Insaurralde es su oportunismo político. El funcionario ha rotado entre las distintas alas del peronismo, pasando del cristinismo furioso en las elecciones legislativas del 2013 -de las cuales fue el principal candidato- a un coqueteo con el referente del PJ duro Urtubey y hasta con la mismísima gobernadora de Cambiemos, Vidal, con la que se reunió a principios de este año junto con otros intendentes para lanzar un plan contra la violencia de género y un presupuesto para casas refugio que hasta ahora no hemos visto reflejarse en concreto. Es así que no asombra que hoy en día haga un giro nuevamente al kirchnerismo.
 
Sin embargo, si hay algo que no está en la agenda de prioridades del intendente son las necesidades de los trabajadores. Mientras la desocupación crece en el distrito en sintonía con la situación nacional y el altísimo porcentaje de pobreza es cada vez mayor, Insaurralde se mantiene en silencio y desenvuelve el hipotecamiento de la educación y la salud pública lomense, con edificios que se caen a pedazos y trabajadores totalmente precarizados.
 
Otra problemática son los grupos narcotraficantes que tienen su epicentro en los barrios de Lomas de Zamora. En menos de dos semanas han salido a la luz un caso en Lavallol y otro en Budge de bandas narcos, las cuales en los dos casos eran digitadas por la policía bonaerense, que se encuentra en una total desintegración y descomposición que ha incluido la renuncia del jefe de la fuerza, Pablo Bressi. Es por esta última cuestión que bien sabemos que la intentona de militarizar las calles del distrito para ‘erradicar’ tales bandas de los barrios es una falacia, que no constituye más que una excusa para la persecución y criminalización de la juventud. Estas mafias, justamente, no podrían funcionar sin la complicidad del poder político, que llena sus cajas negras a costa de estos negociados.
 
En este marco, es necesario que los trabajadores de Lomas de Zamora nos organicemos por nuestras reivindicaciones, dejando de lado a la gestión ajustadora que desarrollan tanto el kirchnerismo de la mano de Insaurralde, como el macrismo de la mano de Vidal. Vamos por una alternativa que se coloque en defensa de los trabajadores, contra la desocupación, la pobreza, la precarización laboral y los tarifazos

En esta nota:

Compartir

Comentarios