fbnoscript
22 de junio de 2017

La crisis en La Rioja se extiende a los municipios

Del golpe al vicegobernador al choque con el intendente de Chamical.
La crisis disparada con el golpe institucional dirigido a forzar la renuncia del vicegobernador riojano Néstor Bosetti (promovido por el ex gobernador Luis Beder Herrera, con la venia del actual gobernador Sergio Casas) se ha trasladado ahora a los municipios –más precisamente a Chamical.
 
Allí, el bederismo está promoviendo el juicio político al intendente Daniel Elías (del PJ, quien últimamente venía teniendo una relación critica con el gobierno provincial) y la intervención al municipio, como una forma de escarmiento y llamado de atención al resto de los intendentes de la provincia, para que ninguno saque los pies del plato bederista.
 
En el día de hoy, el Tribunal de Cuentas de la provincia (dominado por Beder) presentaría en la Legislatura un informe sobre la malversación del fondo Soja, que había sido enviado por Nación para obras públicas y fue utilizado para otros fines. Se trata del mismo Tribunal de Cuentas que sistemáticamente ha hecho la vista gorda en los casos de corrupción de las empresas estatales (Sociedades Anónimas con Participación Estatal Mayoritario -SAPEM-) instaladas en la provincia por el ex gobernador, así como en el escándalo de las ONG que retiraron millones de dinero en efectivo directamente de las cajas del Banco Rioja –cuyo encubrimiento obligó hace dos años atrás a la reestatización del banco
 
La intendencia chamicalense ya viene acarreando una crisis política, tanto por su pelea con la provincia por la coparticipación y el ajuste que se baja al departamento, como por la oposición popular a sus políticas. La instalación de una planta contaminante de asfalto en el barrio más poblado de Chamical derivó en multitudinarias manifestaciones en los primeros meses del año, donde también se denunció la falta de obra pública y la precarización de los trabajadores municipales. Frente a este cuadro, el intendente ya buscó una salida a su medida y a los intereses sociales que defiende, apelando a través de la diputada Karina Molina (PRO) a una “ayuda” del gobierno nacional –que, como se ve en Santa Cruz, traerá aparejado un mayor ajuste contra el pueblo.
 
Desde el Partido Obrero llamamos a los vecinos y trabajadores de Chamical a reunirse en asambleas para intervenir en forma independiente en esta crisis, planteando el rechazo a cualquier intervención, el control popular de los fondos departamentales, el pase a planta de todos los trabajadores del municipio y un plan de obras cuyas prioridades establezcan las asambleas.
 
El pueblo trabajador debe explotar la actual crisis del PJ y la descomposición del régimen político provincial para abrir paso a una política independiente, para que la crisis la paguen los capitalistas y sus representantes políticos –sean del PJ o de los llamados opositores del Frente Cívico Riojano (el Cambiemos provincial).

Compartir

Comentarios