fbnoscript
26 de junio de 2017

La desocupación en la Ciudad supera el promedio nacional

Escribe Gabriel Solano.
Un reciente informe de la Dirección de Estadísticas y Censos porteña da cuenta que la desocupación en la Ciudad aumentó de 8.6 a 9.4%. En términos absolutos significa que hay 18.500 nuevos desocupados, totalizando 160.800 personas. El porcentaje de desocupados supera incluso el promedio nacional, que según el último informe del INDEC se ubica en 9.2%.
 
El informe muestra que la desocupación crece con principal fuerza en los sectores que tienen secundario incompleto y superior incompleto, y en las mujeres. Entre éstas los porcentajes de desocupación tienen dos dígitos. El desempleo entre las personas que acreditan menores estudios se debe a que en ausencia de trabajo de calidad, los trabajadores con mayores calificación y formación terminan asumiendo tareas más descalificadas, que bien podrían ser realizadas por personas con secundario completo e incompleto.
 
El crecimiento de la desocupación en la Ciudad, sin embargo, podría ser aún mayor ya que la Dirección de Estadísticas y Censos limita el informe a las personas que viven en territorio porteño, dejando de lado a quienes provienen del conurbano bonaerense. Debe tenerse en cuenta que en la actualidad, debido al encarecimiento de los alquileres y de las propiedades por la especulación inmobiliaria, el 53% de la fuerza de trabajo de la Ciudad vive en la provincia de Buenos Aires.
 
Junto con la desocupación creció también el trabajo en negro y precario. El mismo informe da cuenta que en la Ciudad el 25% de los trabajadores no realiza aportes previsionales, o sea que está en ´negro´. A este dato hay que sumarle las personas que reciben parte de su salario en negro, por lo cual aportan a la ANSES menos de lo que corresponde.
 
Detrás del crecimiento de la desocupación y la precariedad laboral y el trabajo en negro se esconde el fracaso de la política seguida por Macri y Rodríguez Larreta en la Ciudad, que consistió en armar ´polos productivos´ por zona, especialmente dirigidos a las nuevas tecnologías o al mercado publicitario o del cine.  Estos, junto con el turismo, son fuentes permanentes de trabajo en negro y precario, aunque sus patronales reciban como premio exenciones impositivas a ingresos brutos u otros impuestos o tasas que corresponden al Estado de la Ciudad.
 
Ante esta situación el Frente de Izquierda plantea el reparto de las horas de trabajo entre ocupados y desocupados y la prohibición de los despidos, como parte de un plan económico dirigido por los trabajadores para impulsar el desarrollo nacional.

En esta nota:

Compartir

Comentarios