fbnoscript
22 de julio de 2017

Córdoba: nos quieren meter la ley de bosques por la ventana

Rechacemos el proyecto de Ley Agroforestal.
Se frenó la ley de bosques por falta de autoridad política para aplicarla, pero el gobierno maniobra nuevamente al rescate de los usureros agroganaderos y empresarios. 
 
El proyecto de ley agroforestal se tratará en la primera semana de agosto, según lo establecieron funcionarios provinciales, antes de las PASO, como lo exigen las patronales al gobierno. 
 
Dicho proyecto es un reciclado de la ley de bosques, ya que sigue sosteniendo la negativa a la presentación y actualización del mapa de ordenamiento territorial. Sin dicho mapa, el bosque nativo es tierra de nadie, o mejor dicho, tierra libre para todo tipo de negocios, especialmente la producción de madera, ya que no establece un límite de aplicación, por lo que el plan agroforestal es aplicable a toda la provincia, incluso a zonas rojas. El proyecto de ley contempla exenciones impositivas para los “forestadores”.
 
 No le pidamos peras al molle, ni al algarrobo ni al piquillín…
 
La intervención del Estado, establecida en ley, busca una recuperación de tierras desbastadas, restableciendo los suelos. Pero, ¿quién paga el costo de los suelos rotos? El Estado sale al rescate de los sojeros, que aniquilaron las tierras del sur, ofreciendo una compensación por la reforestación como “programa de remediación”. Así, el gobierno provincial va al rescate de las 3 millones de hectáreas con los fondos públicos que aportan los trabajadores; igual que como rescató a los productores de madera en el 2013, pese a que sus ganancias fueron millonarias, mientras explotaban a los trabajadores en condiciones deplorables, tal es así que la mayoría de los trabajadores de la madera nunca salió de la precariedad de las viviendas artesanales con costaneras (recortes desechables) de pinos, jornadas laborales de 10 a 12 horas y gran parte en negro. 
 
El negocio de la madera exótica quedó en jaque en el año 2013, si recordamos que en los incendios de ese mismo año, Carlos Alessandri, en ese entonces legislador de Unión por Córdoba por Calamuchita, anunció en una conferencia de prensa que la pérdida de los productores de madera era de 45 mil hectáreas quemadas.
 
El plan de reforestación que esconde la nueva ley de agroforestal esconde la reactivación del negocio maderero con especies exóticas. 
 
Debemos rechazar, con la misma organización que frenamos el tratamiento de ley de bosques, el proyecto de ley que Unión por Córdoba y Cambiemos nos quieren meter por la ventana. Seguimos defendiendo el bosque nativo, con la lucha y la organización.

Compartir