fbnoscript
8 de agosto de 2017

"Un pibe más que está preso": Esteban Bullrich se sale del libreto de Durán Barba

Lo que se viene para después de octubre.
Por Tomás Eps @tomaseps

Mientras el país se encuentra conmovido por la desaparición del joven Santiago Maldonado luego de la represión de Gendarmería a la comunidad mapuche de Cushamen, Esteban Bullrich hizo una declaración que revela toda la hostilidad del gobierno macrista hacia la juventud: “el camino que hemos emprendido todos los días tiene un metro más de asfalto, una sala más, un pibe más que está preso”.

 

 

No se trató, claro, de un exabrupto. El candidato de Cambiemos simplemente se sale del libreto redactado por Durán Barba –que recomienda no hablar de propuestas ni programas durante la campaña, recurso de manual para engañar al electorado– y saca a la luz un objetivo de fondo del gobierno: avanzar en la criminalización de la juventud. El gobierno pretende postergar para después de octubre el debate sobre la baja de la edad de imputabilidad, según sus dichos, para “no politizar el tema”. Como ministro de Educación, Bullrich trazó para los jóvenes una perspectiva de precarización laboral y existencial ("no me vean como un ministro sino como su gerente de recursos humanos", les propuso a los empresarios), arrojan luz sobre el asunto. Probablemente reciba una reprimenda de Marcos Peña, el "comisario de comunicaciones" de la tropa de Cambiemos.

El asunto retrata a toda la campaña electoral del macrismo, quien encubre con vacías consignas duranbarbistas lo que realmente está en juego en las elecciones: un plan para después de octubre de nuevas avanzadas represivas y de ajuste en regla contra el pueblo trabajador, con una reforma laboral negrera como la de Brasil, un aumento de la edad jubilatoria y una reforma tributaria en beneficio de los grandes empresarios. Y, comenzada por el propio Bullrich, una reforma antieducativa contra estudiantes y docentes.
 
Para tales propósitos Cambiemos da por descontado que obtendrá los ´apoyos a la carta´ necesarios entre los bloques legislativos de la oposición patronal, que le permitieron aprobar casi un centenar de leyes antiobreras en estos 20 meses de gobierno, y de la burocracia de la CGT, que entregó paritarias y conquistas de convenio, dejó pasar la reforma de las ART y le tiene más recelo a las huelgas que el ex ministro a los jóvenes.
 
El oscurantista Bullrich ilumina a los trabajadores, los jóvenes y las mujeres dónde están sus enemigos y cuáles son sus planes a corto plazo. Con esa claridad debe encararse un plan de lucha contra el ajuste y una salida política propia.
 
 
 

Compartir

Comentarios