fbnoscript
24 de agosto de 2017 | #1471

Santa Cruz: El FIT, tercera fuerza

La victoria de Cambiemos en una provincia convulsionada
El resultado de las Paso es inseparable de los límites que ha encontrado la inmensa lucha social que conmueve a la provincia.
 
El atraso en los pagos sigue y el congelamiento salarial es política declarada por Alicia Kirchner, y apoyada por Frigerio-Macri. Los jubilados levantaron sus acampes después de 120 días de un sacrificio impresionante. El gobierno no está cumpliendo los compromisos que firmó para que se levante el acampe. Los judiciales también lo levantaron a cambio de un compromiso de 10 % que firmó el Tribunal de Justicia, pero que Economía declara que no va a pagar. A los maestros les han aplicado fuertes descuentos por los paros y con fondos de Nación se les ofrece un 8% en cuotas, mientras en varias localidades aún no cobraron el sueldo de julio. Hay huelgas municipales y de vialidad que continúan sin movilizaciones, en una inercia que no muestra una salida. Los intentos de unificar estos esfuerzos de lucha hasta ahora han fracasado. Hace mucho que la Mesa de Unidad Sindical (MUS -una coordinación de gremios estatales) no organizan una convocatoria masiva.
 
La crisis petrolera con despidos y aprietes está en un punto de definición, en medio de una aguerrida resistencia. Más que nunca es preciso un Plenario de Trabajadores para debatir una estrategia y una lucha común.
 
En este cuadro, las Paso expresaron claramente un castigo a los K, directos responsables del desastre. Pero aún no se percibe a nivel masivo la existencia de un pacto del ajuste entre el gobierno provincial y el nacional. Eduardo Costa logra por ahora eludir un repudio popular que también merece. Y retuvo su votación anterior, lo que le permitió ganar.
 
Desde 2013 a 2017
 
En 2013, Costa ya se había impuesto en las elecciones de diputados nacionales con 67.000 votos contra 39.000 de Gómez Bull (kirchnerista) y 31.800 de la candidata de Peralta (PJ). Posteriormente una ruptura del PJ dio como resultado una lista del frente Renovador, la cual compitió en 2015, ley de lemas mediante, junto a Costa.
 
En 2015, Alicia lograba 55.000 votos, los cuales, sumados a los 28.000 que aportó Peralta por la tramposa ley de Lemas, le permitieron alzarse con la gobernación. Su sobrino Máximo lograba 70.000 para la diputación nacional. Costa logró 68.000 para la gobernación, que no le alcanzaron, y Roquel (UCR) lograba 75.000 votos a diputado nacional, derrotando a Máximo.
 
En las Paso 2017, Peralta alquiló la personería de Proyecto Sur. Y a pesar de reagrupar a una parte de los “Renovadores”, completó su derrumbe con 12.600 votos para su mejor categoría.
 
Costa por su parte bajó hasta 52.800 votos. Con la suma de la otra lista radical -encabezada por Prades- llega a 74.000, pero no es seguro que estos votantes lo vayan a acompañar en octubre.
 
El Frente para la Victoria, que ha recuperado para sí el sello del PJ, cayó hasta 39.000 votos. Sumados a una lista de la CGT, éstos se estiran a 48.000. Pero los dirigentes de la CGT ya han dicho que no participarán en las suplencias que les corresponden porque “no son del FVS” (el Frente para la Victoria Santacruceño, como se denomina en esa provincia el FpV).
 
La gran votación del FIT
 
En las Paso 2013, y como Partido Obrero, habíamos obtenido 11.900 votos. En octubre de ese año, y con un crecimiento espectacular -sobre todo en Caleta -se transformaron en 17.000, un 11,1% de los votos.
Luego, en 2015, nuestra mejor categoría alcanzó los 6.800 votos a diputado nacional, mientras el resto de la izquierda se quedaba fuera en las Paso y sólo competía para cargos provinciales.
 
Ahora, en el marco de la actual convulsión que vive la provincia, logramos en estas Paso un promedio de 13.000 votos (13.500 a diputado y 12.500 a senador, recuperando el 8% que fuera el punto de partida de las Paso en 2013
Para propios y extraños es un gran resultado, y nos felicitan por haber alcanzado el tercer lugar.
 
El otro rasgo que destaca la elección es la competencia con varias listas que se pronunciaban “contra el ajuste”. Es el caso de los renovadores, que fueron en una lista común con la dirigencia de ATE Verde, y la confusión con el frente MST-MAS.
 
Duplicamos a la conducción de ATE y triplicamos al frente MST-MAS. También le ganamos holgadamente a la lista de la CGT que compitió en el marco del PJ-FVS y se cae para octubre.
 
La elección nos coloca como una fuerza representativa y en desarrollo “contra el pacto del ajuste”, vale decir, como el canal electoral más importante entre el activismo.
 
Sin embargo, una parte del repudio contra los K lo capitaliza Costa, que levanta la bandera de la “anticorrupción” y coquetea en algunas instancias con los reclamos, tratando de disimular su papel fundamental en el ajuste en curso en Santa Cruz.
 
La votación de los K
 
El 23-29% que retienen los K es principalmente aparato clientelar, del Estado provincial y de algunos municipios (Calafate, la cuenca carbonífera), a través de algunas burocracias sindicales que aún controla, como la Uocra.
En Río Turbio ganan los K con 42% contra 32% de Cambiemos, sin embargo en ATE Turbio (que agrupa a los mineros del carbón) acaba de ganar una lista multicolor que se presentó como independiente, contra las listas de la Cámpora y del interventor radical de la empresa.
 
En la cuenca petrolera del norte (Caleta a Las Heras) la derrota del PJ-FVS, que logra apenas la mitad de los votos de la UCR, y con una alta votación del FIT en Caleta, deben haber alertado al burócrata Vidal sobre el riesgo de perder en las elecciones de petroleros de setiembre.
 
El FIT sale a pelear el tercer diputado
 
En Caleta Olivia, Omar Latini recibe mil votos de corte de boleta con la lista de Prades, lo que eleva la votación en diputados a 16% y preanuncia la posibilidad de repetir y superar el 21% de 2013 en las generales de octubre. Nuestras listas le ganan en Caleta a las dos listas peronistas tomadas individualmente; sólo quedan debajo de las dos listas radicales y apenas a 300 votos de Costa. De cara a octubre existe la posibilidad de un gran salto.
 
Para octubre, podemos crecer capitalizando el derrumbe de Peralta y la propia crisis de la UCR. Nuestra fuerza es la única que podría (si logramos una votación extraordinaria) arrebatarle un diputado a los partidos del ajuste.
 
Dos meses de una intensa batalla política
 
La lucha contra el ajuste exige un replanteo: no hay posibilidades de ganar en luchas aisladas y eso nos plantea retomar la convocatoria de asambleas y congresos de delegados de bases, para organizar una lucha en común.
En septiembre y octubre se eligen las nuevas conducciones sindicales en petroleros, Adosac y los centros de estudiantes de la universidad. En todas ellas habrá agrupaciones clasistas y de izquierda interviniendo para conquistar direcciones en las organizaciones de masas que encaren con decisión la lucha contra los pactos del ajuste.
 
Nuestras compañeras del PDT, en tanto, organizan su participación del Encuentro Nacional de Mujeres
El 22 de octubre, en el marco de una inmensa lucha política, para desenmascarar todas las variantes del ajuste capitalista,vamos por una gran votación por el tercer diputado nacional en disputa.
 

Compartir

No cars.

Comentarios