fbnoscript
30 de agosto de 2017

Convenio con YPF para bajar regalías: Alicia K. y la burocracia ceden en toda la línea

La semana pasada se concretó la firma de un convenio entre YPF, la gobernadora Alicia Kirchner y los dirigentes del sindicato petrolero Claudio Vidal y José Llugdar, que consiste en ceder derechos laborales de los trabajadores y 2/3 partes de las regalías que percibe la provincia en los pozos que se perforen de aquí en adelante.
 
El convenio –que deberá ser tratado en la Legislatura para su aprobación o rechazo– rebaja las regalías de todos los nuevos pozos que perfore YPF del 12-15 % fijado en el marco regulatorio provincial a un módico 5 %. Alicia Kirchner cede así a la presión de la operadora YPF, que había paralizado por completo su actividad de perforación y frenado cualquier inversión en nuestra provincia.
 
No se trata de un plan de expansión. Simplemente YPF no cumple con las inversiones comprometidas y extorsiona retirando los equipos para obtener lo que ahora estaría logrando: un subsidio adicional de la provincia, a través de esta rebaja de regalías y una mayor flexibilización laboral aceptada por los dirigentes sindicales. Todo eso para perforar los mismos pozos que ya estaban previstos.
 
Los documentos no han sido publicados y solamente se conoció la noticia por YPF y luego confirmada por el secretario del gremio de personal petrolero jerárquico, el señor Llugdar. En declaraciones realizadas en Comodoro Rivadavia, Llugdar reconoció que los sindicatos “cedieron”, pero sin detallar cuáles son los puntos concretos que afectarán a sus afiliados en materia de flexibilidad laboral.
 
Por su parte, Vidal ha guardado silencio. Esto es muy llamativo, ya que en menos de un mes se producirá la decisiva elección de renovación de autoridades del sindicato petrolero de la provincia, que actualmente conduce. ¿Qué es lo que oculta a los trabajadores petroleros sobre este convenio?
 
Siendo la principal operadora en Santa Cruz, YPF actúa como un ariete de los intereses de todas las corporaciones petroleras para descargar la crisis de la actividad sobre los trabajadores y también sobre las alicaídas arcas de la provincia. Sin ir más lejos, Sinopec dejó trascender que podría quedarse en Santa Cruz solamente si se firma con ellos un contrato similar al que se acaba de sellar con YPF. Con un detalle: la empresa avisó que sólo firmaría ese contrato una vez que pasen las elecciones del sindicato petrolero, previstas para el 21 de septiembre.
 
El Partido Obrero llama a rechazar esta nueva entrega pactada entre Alicia Kirchner y Macri, que abre camino a todas las demás operadoras y flexibiliza el trabajo de los obreros del petróleo sin por ello ofrecer garantía alguna sobre la preservación de los puestos de trabajo, como lo demuestran los despidos masivos en Tecpetrol (Chubut) y en el propio flanco norte santacruceño, con los cientos de despidos en la empresa San Antonio Internacional, entre otras.
 
Una nueva dirección en el sindicato petrolero es la única opción para defender los derechos laborales.
 
 

Compartir

Comentarios