fbnoscript
28 de septiembre de 2017 | #1476

El sistema impositivo, más regresivo que antes

El proyecto de Presupuesto presentado incluiría la prórroga de un conjunto de impuestos que vencen a fin de año, entre ellos el impuesto al cheque. Continúan las exenciones impositivas, estimadas para 2018 en 345.877,9 millones de pesos (2,8% del PBI) y equivalente al 11,5% de la recaudación de impuestos nacionales y contribuciones a la seguridad social proyectada para el año próximo. Más del 80% de los mismos corresponden a tratamientos especiales establecidos en las leyes de los respectivos impuestos y el resto a beneficios otorgados en los diversos regímenes de promoción económica. En Ganancias, alcanzarían los 104.250 millones de pesos. “Los beneficios más importantes en este tributo corresponden a las exenciones de los intereses de activos financieros (títulos públicos, depósitos bancarios y obligaciones negociables) y de las entidades sin fines de lucro”, precisa el mensaje (Clarín, 24/9).
 
Además, se confirma la reducción del impuesto a la riqueza (bienes personales) establecido en el momento de sancionar el blanqueo y una nueva baja de las retenciones de la soja. Se mantiene en pie el impuesto al salario cuando se está verificando que, como consecuencia de los aumentos logrados en las paritarias, varios centenares de miles de trabajadores han comenzado a sufrir descuentos por ese concepto.
 
Otra vara, en cambio, se aplica a los capitalistas. El proyecto de Presupuesto incluye una medida clave para empresas llamado "revalúo fiscal", una suerte de ajuste por inflación, aunque por ahora no tendría un carácter permanente. “El proyecto oficial contempla que, para aplicar el revalúo, la empresa deberá pagar a la Afip entre el 5 y el 10%, dependiendo del bien en cuestión. Esta ley de Revalúo Fiscal apuntará a sincerar balances, dado que hoy contienen bienes valuados al precio de compra y muy diferentes al valor actual” (La Nación, 16/9). Este ajuste en la valuación podrá ser deducido del impuesto a las Ganancias, liberando a las empresas de pagar el 35 por ciento. Al aumentar sus activos, por otra parte, las empresas podrán mejorar las condiciones para su acceso al crédito bancario.
 
Esto va de la mano de la ley de Responsabilidad Fiscal, que “también formará parte de los lineamientos de 2018” (Infobae, 23/8). Entre las pautas que contiene, se destaca que el gasto corriente de las jurisdicciones no pueda crecer más que la inflación del período y que la dotación de personal no pueda aumentar por encima del crecimiento poblacional. Este proyecto oficial fue consensuado con los gobernadores del PJ, lo que da cuenta del consenso estratégico que existe entre el oficialismo y la oposición patronal.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios