fbnoscript
4 de noviembre de 2017

Córdoba: nuevo tarifazo en el boleto urbano

El intendente de Córdoba Ramón Mestre, alineado con Macri y su plan de guerra contra los trabajadores, acaba de impulsar el aumento del boleto urbano de pasajeros a 15.38 pesos, un 22,5% de incremento que se aprobó en una sesión extraordinaria custodiada por vallas y policía. El valor acumulado de la tarifa desde que el intendente asumió en el 2011 llegaría ahora al 523.5 %, un verdadero mazazo al poder adquisitivo de los trabajadores que han venido perdiendo masa salarial frente a la inflación.
 
El aumento a cuenta de los nuevos “cálculos” de FETAP (la cámara patronal) es un fraude. Coniferal, Ersa y Aucor tienen bajo siete llaves los libros de costos mientras reciben millones en concepto de subsidios (una parte destinada al propio boleto) y monopolizan corredores que solo pueden dar ganancias. Premio por partida doble, mientras se aprobaba en el concejo la nueva suba, salió a la luz un nuevo subsidio de 43 millones de pesos que el propio municipio destinó a las empresas de colectivos. La contracara es un sistema de transporte vaciado con falta de frecuencias, coches en mal estado y la pérdida de ramales “no rentables” que dejan a pie a cientos de trabajadores. Como se ve no se trata de eficiencia, se trata de negociados.
 
El propio ministro de trabajo de la provincia, Omar Sereno, reconoció que en el transporte público de pasajeros operan “mafias privadas, asociadas a las mafias del propio Estado”. Mestre, socio de los empresarios, fue quien encabezó una cruzada contra los trabajadores de UTA, que con una huelga impulsada desde las bases pusieron sobre el tapete los negociados y el proceso de vaciamiento, denunciando al mismo tiempo que las empresas querían otorgar un mísero aumento salarial 8% para todo el año.
 
Las empresas del transporte advierten además que, aunque pase este aumento, en enero del 2018 volverán a pedir una revisión ante el posible recorte de dinero proveniente de Nación y el aumento de los combustibles.
 
Anticipándose a este escenario de incrementos tarifarios permanentes, la sesión del concejo modificó además el artículo 17 de la ordenanza municipal para otorgarle al intendente la potestad de actualizar la tarifa del servicio luego de la suba de los salarios y el precio del gasoil, una arbitrariedad que le otorga superpoderes al Ejecutivo municipal.
 
El boletazo forma parte de un ataque en regla contra los trabajadores que impulsa el gobierno de Cambiemos, con el aval de la oposición y la burocracia sindical. Buscan imponer reformas que atacan el salario, las jubilaciones, la estabilidad laboral y las condiciones de trabajo del conjunto de la población.
 
Desde el Partido Obrero rechazamos este nuevo tarifazo y nos movilizamos a la puerta del Concejo Deliberante de la ciudad para exigir el congelamiento de la tarifa y la apertura de los libros de las empresas del transporte. Presentaremos además un recurso de amparo con compañeros de las barriadas más populares de la ciudad como parte de un plan de lucha que se extenderá contra todos los aumentos de los servicios que están en la agenda de los empresarios y el gobierno.

En esta nota:

Compartir

Comentarios