fbnoscript
30 de noviembre de 2017

El Senado aprobó el pacto con los gobernadores: imposturas de la "oposición"

Desde el PJ de Pichetto hasta el kirchnerismo

La votación en el Senado en la que se aprobó la “reforma previsional”, que supone un golpe brutal a los jubilados, que el año próximo perderán $100.000 millones de sus haberes por el cambio en el cálculo de la movilidad, dejó al desnudo toda la impostura de la supuesta oposición política.

El bloque del PJ-FpV, encabezado por Miguel Angel Pichetto, votó a pie juntillas la propuesta del gobierno, aclarando que su bloque era un simple "representante de los gobernadores de las provincias", quienes ya habían firmado el pacto de las reformas jubilatoria e impositiva con el macrismo.

Esto incluye, por supuesto, a Alicia Kirchner, quien concurrió en persona a la Casa Rosada a firmar el acuerdo con el gobierno. El voto contrario del grupo de senadores identificado con el kirchnerismo es una impostura. Votaron en contra el paquete pactado entre Macri y los gobernadores en tanto no fuera obstáculo para su aprobación, como hicieron en ocasión de la aprobación del "pacto buitre": se "oponen" en tanto no jodan al mandato de los capitalistas.   

Para despejar cualquier duda sobre cuál será el rol de los K en esta etapa, basta remitirse a la declaración del reelecto titular de su bloque de Diputados, el santafesino Agustín Rossi, quien anticipó que “va a hacer una oposición responsable”. 

Esta limitación insalvable del kirchnerismo se reflejó también en la completa falta de perspectivas del acto encabezado por la corriente del bancario Palazzo frente al Congreso, realizado el mismo día de la votación. Ninguno de los oradores planteó la continuidad con un plan de lucha para lograr que se retiren los proyectos de reforma laboral y previsional.

Por último, Sergio Massa prudentemente abandonó sus planteos de “aumentar las jubilaciones” y “dar un aguinaldo extra a los jubilados” con la plata del “Fondo de Garantía del Anses” como planteara demagógicamente durante la campaña electoral.

El Frente de Izquierda y el clasismo, junto a sectores del sindicalismo combativo, plantean un camino a la lucha contra el ajuste y las reformas y un canal para la deliberación que recorre las fábricas y otros lugares de trabajo. Vamos con todo a la marcha del 6 de diciembre. 

El reclamo es: paro nacional y plan de lucha hasta quebrar las reformas.

Puesta en esta perspectiva y al servicio de esta lucha será nuestra intervención y denuncia cuando los proyectos oficiales se traten en la Cámara de Diputados.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios