fbnoscript
12 de diciembre de 2017

Impidamos la armonización del IPS bonaerense con Anses

Marchemos el 13 al Instituto de Previsión Social. Plan de lucha hasta ganar.

El pacto de Macri con los gobernadores ya está dando sus frutos.

El proyecto de Ley Previsional Nacional que tiene media sanción en Senadores, al tiempo que aumenta la edad y modifica regresivamente el cálculo del haber jubilatorio –bajando de un plumazo entre 6 y 8 puntos de aumento–, exige la armonización de las 13 cajas provinciales (con regímenes especiales) con Anses, tal como estaba planteado en la Ley de Reparación Histórica. En la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal está apurando el trámite.

Se encuentra circulando un borrador de proyecto que no deja lugar a dudas sobre la intención de destrucción del Instituto de Previsión Social (IPS) bonaerense, derogando el decreto ley 9650/80 de la provincia.

Este borrador da por tierra con la idea de que el IPS es deficitario, dejando en claro que solo se pretende meter la mano en las jubilaciones presentes y en las futuras:

Mantiene el aporte extraordinario del 16% que hacen los docentes (Art 4), una cifra millonaria que explica el superávit del IPS.
Plantea la armonización con el régimen nacional (Art. 6), realizar auditorías y adecuar las condiciones al régimen jubilatorio de Anses, a partir de lo cual se pierde la movilidad actualmente existente y todo el sistema de cálculo.
Establece la emisión por parte del Ejecutivo de “Letras previsionales del Tesoro” con el superávit: se van a llevar los fondos jubilatorios  para usarlos como al gobierno le venga en gana, como han hecho todos los gobiernos anteriores. Los docentes y los jubilados, junto con todos los estatales, financiarán así con una reducción de sus haberes el funcionamiento general de la provincia.
En su artículo 24, modifica el requisito de edad para acceder a una jubilación: en el caso de docentes pasa a 60 años para los varones y 57 años para las mujeres, ambos con 25 años de servicios docentes, cuando la ley anterior establece 50 años de edad y 25 de servicio. Para los casos de jubilación por edad avanzada, pasa de 65 años a 70 años.
Baja el haber jubilatorio desde el cálculo inicial

El artículo 39 del proyecto establece que “el haber mensual de la jubilación (…) será el equivalente al 70% del promedio actualizado de las remuneraciones mensuales asignadas a él o los cargos de que era titular efectivo el afiliado durante los dos años anteriores a la fecha de cese o de solicitud de la fuera ultima”. Esto es un saqueo monumental, porque no siempre nuestro mejor desempeño es en los últimos dos años, y no tendría en cuenta los cargos suplentes o provisionales. A su vez, se elimina el criterio de elección del mejor  cargo (3 años consecutivos o 5 alternados).

La jubilación por invalidez y por edad avanzada corren la misma suerte. Las pensiones, por su parte, las bajan en 5 puntos (de 75% a 70% de la jubilación).

Cambia también el cálculo de cargos simultáneos: se coloca el requisito de tener 10 años inmediatos anteriores al momento de jubilarse, cuando en la actualidad se requieren 36 meses consecutivos y simultáneos.

 

Anula la movilidad ligada al cargo activo

La movilidad que tiene el régimen del IPS (el jubilado siempre cobra acorde a lo que cobra el activo), se pierde al armonizar con Anses, que ajusta de acuerdo a los índices que se le ocurren a cada gobierno, lo que hace se rebaje el haber jubilatorio, desligándolo del valor del sueldo del activo.

En la Ciudad de Buenos Aires, si bien el cálculo inicial se hace con el 82% del sueldo vigente cuando se concreta la jubilación, el ajuste por índice y no por el porcentaje sobre el sueldo del activo hace que en el lapso de unos cinco años el haber jubilatorio docente disminuya hasta quedar en la mínima. Con el proyecto de Vidal de armonizar ocurrirá lo mismo.

Varios años atrás, de hecho, se produjo una gigantesca autoconvocatoria de docentes de la Ciudad de Buenos Aires, todos en Anses, porque el ajuste de marzo se calculó en 0,98% –y hubo que ganar la calle para modificarlo.

 

Impedir que se presente el proyecto de modificación del IPS

De prosperar este proyecto de Vidal, que cuenta con el apoyo de la mayoría de los bloques de la Legislatura que ya le aprobaron el Presupuesto y la Ley de Compromiso Fiscal –los que recortan presupuestos, despiden trabajadores y permiten el endeudamiento de la provincia para sostener los negocios de empresarios privados–, se concretará un brutal ataque a las condiciones laborales y a los jubilados.

La conducción de la Lista Celeste de la gremial docente Suteba-Ctera, así como el conjunto del “Frente de Unidad Docente”, están en una política de parálisis y contención de las luchas que habilita todas estas reformas, en línea con el accionar de la CGT.

En este cuadro, se plantea:

-realizar inmediatas asambleas en todos los lugares de trabajo

-movilizar masivamente el 13 al IPS

-un inmediato Plenario Provincial de Delegados para resolver un plan de lucha, con medidas activas hasta ganar.

La jubilación se conquistó y defendió con la lucha docente. Se arrancó con la huelga por tiempo indeterminado de 1958. Se defendió con miles de docentes en la calle cuando Scioli quiso mandarla a Anses en el 2009.

Como entonces: el IPS es una conquista de los trabajadores. El IPS no se toca.

 

LEE TAMBIEN:

[VIDEO] Del Plá contra el macrismo y el PJ: "Lo único que les interesa es aprobar este robo histórico a los jubilados"


Las mentiras oficiales sobre la reforma previsional

 

Compartir

Comentarios