fbnoscript
14 de diciembre de 2017

Primera victoria popular: fracasó la sesión de la infamia

Redoblemos la movilización hasta derrotar la reforma jubilatoria. Continúa la represión en los alrededores de Congreso.

Finalmente, la sesión convocada de apuro para consagrar la reforma previsional –es decir el robo de $100.000 millones a los jubilados– fracasó bajo la presión de una inmensa movilización popular.

El gobierno blindó el Congreso con más de 1.500 gendarmes y carros hidrantes y estableció un verdadero “estado de sitio no declarado” en el barrio de Balvanera.

Durante dos horas, reprimieron a los miles de manifestantes que se habían reunido alrededor de las vallas. Incluso, atacaron brutalmente a periodistas y diputados de la oposición.

Sin embargo, la firmeza de los que se movilizaron y la certeza de que con el correr de las horas –la sesión estaba prevista hasta las 4 de la madrugada– esa movilización iba incrementarse, acabo por sellar la suerte de la maniobra de Cambiemos.

El oficialismo no pudo reunir –por muy poco– el quórum necesario para iniciar la sesión, a pesar de haber acordado con los gobernadores la salida de la ley. Estamos ante la manifestación de una crisis política provocada por la movilización de jubilados y trabajadores.

La inmensa movilización popular ha logrado una primera victoria. Ahora, hay que redoblar la movilización hacia la semana que viene, cuando el gobierno insistirá con el tratamiento del proyecto.

Junto a la movilización de las organizaciones obreras y de jubilados, reclamamos a la CGT un paro general para ese día.

Si derrotamos a esta reforma jubilatoria, vamos a allanar el camino para derrotar a la reforma laboral y a toda la política de ajuste del macrismo.

Viva la lucha popular. Abajo la represión. Abajo el ajuste.

 

 

Compartir

Comentarios