fbnoscript
28 de marzo de 2018

Pobreza y empleo: el ´relato´ de Mauricio Macri

Tarifazo en transporte y energía y lucha por las paritarias.

Macri anunció con bombos y platillos una caída en el índice de pobreza del 28,6 al 25,7 por ciento y en el de indigencia del 6,2 al 4,8 por ciento, en el período julio-diciembre del 2017. Bien vistos, estos números reflejan la consolidación de un tercio de la población sumido en la miseria. 

Pero para no desdibujar esta “noticia positiva”, el presidente omitió la suba del 3,3% en el costo de la canasta básica durante febrero que, sumada a la de enero, llega al 5,2%. Los economistas, incluso los oficialistas, coinciden en que el incremento de los precios en el mes de marzo seguirá en la misma línea y que no será menor a entre el 2 y el 2,5% (entre el 7,2 y el 7,7% en el trimestre). 

Es decir que la inflación del primer trimestre finalmente habrá neutralizado el aumento de las jubilaciones para el período setiembre 2017 - junio del 2018 y se habrá devorado la mitad de los aumentos de salarios del 12-15% pactados por la burocracia sindical de todo pelaje –desde los “gordos” hasta sindicatos K como el de aceiteros de San Lorenzo, docentes de Misiones y los porteros, que conduce el dueño de Página/12, Víctor Santa María- antes de que los trabajadores los hayan cobrado.

A esto se suman los próximos tarifazos: el del gas, a partir del 1° de abril, que irá del 32 al 40%, completando un salto del 100% desde diciembre pasado, y volverá a ajustarse en octubre próximo; el incremento en la tarifa del agua a partir de mayo y de luz y todos los servicios y del boleto medio de los colectivos a $9,50, los cual supone un alza del 50% desde enero pasado, y de los trenes el aumento será de un porcentaje similar. En ambos casos, habrá nuevos aumentos de la tarifa en junio, ya programados.

Es decir que los “datos positivos” de fines de diciembre, se esfuman con la disparada de los precios de este año, las paritarias a la baja y el golpe a las jubilaciones resultado del ´pacto fiscal´. Esto enviará a millones de personas a niveles por debajo de la pobreza y la indigencia. 

Rodrigazo

En su discurso, Macri también se solazó con el aumento en el nivel de empleo que muestran los números del segundo semestre del año pasado. Lo que esconde el presidente es que el año pasado creció el empleo en negro y se perdieron 70 mil puestos de trabajo industriales. De “los 433.000 nuevos ocupados” informados por el Indec, “una gran parte son trabajadores a los cuales no se les realizan los descuentos jubilatorios”, es decir que “aún no tienen un empleo de calidad” (La Nación, 28/3). Esto refleja que, al menos una parte de los despedidos en el último período han debido aceptar trabajos de menor calidad, precarios como “monotributistas” truchos o han pasado a vivir de changas. 

En un desliz que muestra la orientación oficial, Macri, luego de la reconocer la grieta enorme que separa a la población de menores ingresos con los que atesoran ganancias fabulosas, sostuvo que “ese desequilibrio no se soluciona con la transferencia de ingresos de un sector al otro”. En realidad, el gobierno está preparando una gigantesca transferencia de ingresos de los trabajadores a las arcas de los capitalistas.

Ocurre que el Banco Central, sólo en marzo, ha vendido casi u$s2.000 millones para contener una disparada mayor del dólar, a la espera de que se cierren las paritarias. Una vez que la burocracia haya hecho el trabajo sucio, el gobierno dará lugar a una devaluación todavía mayor, como reclaman el lobby sojero y otras alas de la burguesía, para llevar el dólar a $23-$25, lo que traerá aparejado la consecuente disparada de los precios. El fantasma del Rodrigazo no ha salido del radar.

El gobierno va por una depreciación a fondo de salarios y jubilaciones. Hay que oponerle la fuerza del conjunto de los trabajadores, superando la loza que significa la burocracia entreguista que acompaña el ajuste oficial. Para esto hay que batallar por un congreso de delegados de base que apruebe un plan de lucha hasta derrotar el plan del gobierno y de los gobernadores de todo el arco político.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios