fbnoscript
11 de mayo de 2018

Se declaró nula la compra de los terrenos de Casa Amarilla por el operador macrista Angelici

Por Corresponsal

Días atrás, la jueza Paola Cabezas Cescato declaró nula e inconstitucional la licitación pública, adjudicación y venta de los terrenos de Casa Amarilla (en el barrio porteño de La Boca) al Club Boca Juniors.

En una operación trucha con el gobierno de la Ciudad y la Corporación Sur, el presidente del club y operador judicial macrista, Daniel Angelici, había comprado en febrero de 2016  los terrenos en cuestión, con el objetivo de construir un Estadio-Shopping en “los campitos de Casa Amarilla”. Luego de ello, había obtenido el aval de la justicia para remover al juez que realizó la primera medida cautelar en protección de los terrenos; para finalmente cercar luego el predio y desalojar a trabajadores de las adyacencias de los campitos gracias al servicio policial.

A la espera del dictamen judicial, las organizaciones barriales impulsamos asambleas, medidas de difusión del problema ente los vecinos, actividades culturales y deportivas para defender los campitos mediante la organización y movilización de los vecinos. Finalmente se llegó a esta resolución, en la que la magistrada ordenó además “restituir las cosas a su estado anterior” en los campitos -lo que significa que vuelvan a mano estatal.

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, impulsor principal de la especulación inmobiliaria en el barrio y en toda la Capital, recibe un golpe con esta resolución. Vamos por más: mediante la movilización y la organización barrial, derrotemos no solo los planes especulativos sobre los “campitos” sino también el avance sobre Catalinas Sur y los clubes del barrio. 

Desde el Partido Obrero proponemos poner en marcha esta deliberación, convocando a asambleas de organizaciones, vecinos y trabajadores para discutir el destino de los campitos, las tierras ociosas y los espacios verdes, para que su destino sean vivienda y centros de salud y recreación para los vecinos y trabajadores de La Boca.

Compartir

Comentarios