fbnoscript

¿Aborto legal? Para Massot, 'ni la dictadura se animó a tanto'

El jefe del bloque de Diputados atacó con una frase siniestra a Cabandié, nacido en la ESMA.

Nicolás Massot se despachó con un discurso en contra de la legalización del aborto que muestra el carácter pro-dictatorial y oscurantista del hombre que el PRO eligió colocar como jefe de su bloque en Diputados.

Polemizando con el diputado Juan Cabandié, hijo de desaparecidos nacido en la ESMA, le preguntó  “¿Vos dónde estás hoy Juan, dónde estás parado? Nunca en democracia nos animamos a tanto. Ni en democracia ni de otra manera. Tampoco en ‘ese momento’ nos animamos a tanto”. Tenemos por lo tanto que, para Massot, el robo de bebés de los secuestrados por los grupos de tareas sería un gesto humanitario, en medio del genocidio de 30.000 luchadores. Massot concluye defendiendo el aborto clandestino y, de paso, los partos clandestinos en las “maternidades” de los campos de concentración. Los milicos se apropiaron de al menos 400 hijos de desaparecidos. La Iglesia y sus organizaciones fueron cómplices, empezando por el llamado Movimiento Familiar Cristiano. Esta es la catadura de los “defensores de la vida”. Siniestro.

La repudiada tesitura de Massot, según la cual la supervivencia de Cabandié respondería a un supuesto “respeto por la vida” nada más y nada menos que de los torturadores de la dictadura, revela el carácter oscurantista y opresor que une a los genocidas de entonces con los promotores políticos y eclesiásticos de la clandestinidad del aborto.

El referente del partido de gobierno no habla en balde cuando se coloca en un “nosotros” común con los genocidas: él es un orgulloso integrante de la familia dueña del diario La Nueva Provincia de Bahía Blanca, cuyos directivos entregaron a sus trabajadores a los represores y hasta el día de hoy continúan reclamando desde sus editoriales la libertad de los que se encuentran presos.

El propio Massot –que planteó agravar las prohibiciones al aborto establecidas en el Código Penal, elevando las penas y extendiendo su alcance al padre– ha sido sindicado como un operador de primera línea del Vaticano en el Congreso, a la cabeza de las presiones a los diputados para que voten contra la legalización.

Mientras los representantes de los diversos bloques patronales se afanan en mostrar el debate legislativo en curso como “un ejemplo de democracia” (burguesa), Massot es una prueba viviente de que los gobiernos de las últimas cuatro décadas han heredado de la dictadura parte de su personal político –así como su aparato represivo y buena parte de su legislación. En oposición a este régimen patronal y oscurantista y a la rosca parlamentaria, el movimiento de mujeres ha impuesto su agenda en base a los métodos históricos de la lucha popular contra el Estado. 

En su discurso, Romina Del Plá, aludió a la frase de Massot: "el Partido Obrero denuncia la explotación y el sometimiento ahora que podemos gritar y antes, en la clandestinidad de la dictadura. Algunos tienen la caradurez de hablar de derechos humanos después de haber defendido a genocidas".

Los Massot, como el régimen que representan, tienen fecha de vencimiento.

LEÉ TAMBIÉN:

La foto de Cambiemos y el agravio contra el 24 de Marzo

Vicente Massot: "Matar a sus empleados, antes que indemnizarlos"

Compartir

Comentarios