fbnoscript
15 de junio de 2018

El diputado plagiador: un fraude representativo

Sobre la intervención del diputado del PJ Oscar Alberto Macías en el debate por el aborto.
Por Tomás Eps @tomaseps

A la lista de diputados anti-derecho que cobraron fama por sus argumentos bárbaros en el debate por el aborto –desde el llamado a crear un “cementerio de fetos” de Alfredo Olmedo hasta el señalamiento de Nicolás Massot de que ni la dictadura “nos animamos a tanto”– se suma ahora el nombre del justicialista correntino Oscar Alberto Macías, protagonista de un incidente papelonesco.

Como reveló un video reciente, el discurso de Macías en el Congreso –a favor de perpetuar la clandestinidad del aborto– copió párrafos enteros de una charla TED brindada por la filósofa Laura Klein, sin citarla y, además, para decir exactamente lo contrario que ella. Klein no sólo es defensora de que “una mujer tiene que decidir si priva de nacer o no”, sino que ha encarado la cuestión en su libro “Fornicar y matar: el problema del aborto” (luego reeditado bajo el nombre de “Entre el crimen y el derecho”). 
 

En su conferencia, Klein volvía sobre su idea de que la decisión sobre el aborto no debe ser penalizada ya que pertenece a un ámbito incluso anterior al derecho, que es el de la experiencia de las mujeres. Macías, en cambio, pretendía fundamentar en contra de la legalización robándole a Klein la idea de que “el derecho no puede resolver las tragedias de la vida”, sin reparar en que su voto significa mantener la más brutal de las imposiciones del derecho –es decir del Estado– contra la mujer y su propio cuerpo, mediante el Código Penal. Si el plagio suele presentar una versión degradada del original, Macías unió los conceptos con cinta adhesiva e incurrió en una tergiversación lisa y llana. Consultado ahora en la televisión por el plagio y la manipulación, aseveró que consideraba su acción “simpática”.

Justo es reconocer que Macías está lejos de ser el único plagiario de la cámara. Muchos otros, incluso entre quienes votaron a favor de la legalización, “tocaron de oído” a la hora de fundamentar su voto, tras años de ignorar, cajonear o repudiar el reclamo, bajo la presión de la inmensa “ola verde” que rodeó el Congreso. Sus partidos han sido los garantes de la clandestinidad del aborto por décadas, de la injerencia de la Iglesia en la salud y la educación y de la pauperización de las condiciones de vida de millones de mujeres. No olvidamos que, en el mismo escenario del Congreso, seis meses atrás votaron contra los derechos de las jubiladas.

Vale recordar que Macías, quien llegó en 2015 a su banca en la lista del Frente Para la Victoria, fue además quien habilitó entonces el quórum para el tratamiento de la repudiada reforma previsional. 

La media sanción de la legalización fue conquistada en una lucha tenaz contra el Estado y sus partidos, que son un fraude de la talla de Macías. Es el camino de nuestras reivindicaciones.

En esta nota:

Compartir

Comentarios