fbnoscript
| #1507

[Editorial] Lanús: un paso gigante del clasismo

De cara a la crisis, al paro y a las luchas
[Editorial] Lanús: un paso gigante del clasismo

Más de treinta sindicatos y centenares de cuerpos de delegados participarán del Plenario Nacional de Trabajadores

La fecha del próximo 23 de junio para el Plenario Nacional de Trabajadores, convocado por el sindicalismo combativo en Lanús, parecería haber sido escogida conociendo el futuro. Hasta cierto punto es verdad, porque fue pactada por sus convocantes iniciales, a partir de la comprensión de la urgente necesidad de un reagrupamiento del clasismo y la izquierda del movimiento obrero. La magnitud de la crisis del gobierno, el hundimiento de su programa económico y los renovados golpes a las masas, como consecuencia de ello, la apelación al FMI, las grietas en la coalición gobernante, los choques y realineamientos con la oposición que sostuvo toda la política de Macri desde las gobernaciones, el Parlamento y la CGT, la fractura de la burocracia sindical, por un lado, y las tenaces luchas del movimiento obrero, por otro, configuran un escenario excepcional e inspiraron la tarea.

El crecimiento diario de la convocatoria prueba la oportunidad y potencialidad de esta gran asamblea de trabajadores. Después de la adhesión de la asamblea general de Luz y Fuerza de Córdoba, se han sumado la directiva de ATE Turbio, el Congreso Provincial de Adosac, la comisión directiva de UTS Córdoba (salud), delegaciones del Sipreba y la Comisión Interna del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Adhiere la Asociación Gremial de los Docentes Universitarios de San Luis, convoca la CTA Mendoza, dirigentes azucareros de Salta y delegaciones de grandes metalúrgicas como Siderca, Acindar y Aluar, todo lo cual se suma al Sutna, los Suteba Combativos, Ceramistas de Neuquén, la UF Oeste, AGD-UBA, Ademys, el Sitraic, seccionales de Aten Neuquén, entre otros.

A partir del núcleo convocante, hoy son más de treinta sindicatos y centenares de cuerpos de delegados, que agrupan a casi la totalidad de las corrientes del clasismo y la izquierda, los que deliberarán en función de un programa de reivindicaciones y un plan de lucha. Pero también de un programa obrero de salida a la crisis y de un plan de acción para dar nuevos saltos en la lucha por una nueva dirección del movimiento obrero.

Presencia de luchas

Ninguna lucha del último período estará ausente, sea el Inti, Cresta Roja, la docencia universitaria de Conadu Histórica, los mencionados mineros del Turbio, los sindicatos docentes que no han cerrado su paritaria y la huelga general de Aluar, que se erige como una de las grandes luchas obreras del momento contra los techos paritarios. Los trabajadores de esa fábrica, una de las plantas industriales más importantes del país, desafían la paritaria de hambre firmada sin lucha por la UOM y desarrollan su huelga mediante asambleas y piquetes que diariamente sostienen frente a la ofensiva patronal. La conciliación dictada al cierre de esta edición da cuenta de una patronal que no pudo quebrar el movimiento. Ellos procurarán unir su accionar, en ocasión del próximo 25, a la lucha de estatales y docentes contra el leonino ajuste del gobernador pejotista Arcioni.

También estarán delegados camioneros, desde luego, opuestos a la burocracia moyanista. El plenario rescatará la lucha de ese gremio, aunque seguramente será motivo de análisis una paritaria que, aunque alcanza en forma acumulada el 25%, carece de una fórmula de respaldo de acuerdo con la inflación, que ya varios estiman en el 32/35% para 2018. El contraste político y metodológico en materia de paritarias lo ofrece el Sutna, uno de los sindicatos centrales convocantes del encuentro, que votó en asamblea general el reclamo del 30% con cláusula de actualización, frente a los desfasajes inflacionarios causados por el desbarranque económico oficial. El planteamiento de la asamblea obrera del Sutna, impulsado por su dirección clasista, concentra dos cuestiones: la actualización del porcentaje bruto y el respaldo de una cláusula de revisión o actualización. En este punto, lo arrancado por la huelga general docente neuquina, es el mayor antecedente paritario de todo el movimiento obrero.

Delimitación, en el programa y en la acción

El plenario debutará con su accionar en el paro del 25. El reclamo del paro activo nacional con abandono de tareas, movilización y plan de lucha que preside el plenario será llevado a las asambleas obreras, a toda instancia del movimiento obrero y, fundamentalmente, a la calle en la misma jornada del 25, a través de un plan de cortes de ruta y movilizaciones, así como de un acto en el centro de la Capital. De ese modo, las fuerzas del plenario denunciarán los límites brutales del paro dominguero, concebido para descomprimir la tensión social, en lugar de organizar al movimiento obrero para derrotar el plan del gobierno y el FMI. Lo mismo vale en cada provincia, donde los trabajadores, como en Chubut, enfrentan el ajuste. Pero también en Santa Cruz, que sufre el mayor de todos los ajustes provinciales.

El plenario está delimitado de las burocracias opositoras convocantes del 21F, que tienen por eje a Moyano y el kirchnerismo; al igual que del degennarismo, que busca reciclarse como pata izquierda de una unidad opositora que subordina al movimiento obrero a la oposición patronal. Al mismo tiempo que se desarrolla el Plenario Nacional, se han concretado dos listas para las respectivas elecciones de la nueva división de la CTA Autónoma. En la CTA Micheli se trata de una tarea encarada principalmente por el PO, pero que tendrá paradas muy importantes en Mendoza, en Santa Cruz, Capital y otras localidades. Y en el caso de la llamada CTA Perón, se agrupó a toda la izquierda argentina en una lista -a excepción del PCR, que reproduce en el plano sindical su frente de colaboración de clases con la centroizquierda y sectores ligados al Vaticano.

En el debate y en el programa, con toda seguridad, aparecerá la cuestión de la ocupación de las fábricas que cierren, como eje de un planteamiento frente a la ofensiva capitalista que inevitablemente estará plagada de despidos. Pero se pondrá a discusión también un planteo de salida a la crisis desde el campo de los trabajadores: el no pago de la deuda, la nacionalización de la banca, los hidrocarburos y recursos estratégicos, del comercio exterior, la apertura de libros de las privatizadas, el control obrero, en el marco de una reorganización económica bajo dirección de los trabajadores. La discusión del poder asoma en la realidad política argentina y ella será parte, como perspectiva estratégica, en este formidable reagrupamiento de la vanguardia obrera.

Ayer y hoy

Un emprendimiento de este tipo no tiene antecedente en las últimas décadas en el movimiento obrero. En realidad, retoma la tradición de los ’70, pero en una clara delimitación del nacionalismo de contenido capitalista y de colaboración de clases, que dominó en aquellos años y hoy lo hace sobre la burocracia sindical, incluso en sus variantes de centroizquierda. Su desarrollo tendrá que pasar las pruebas de la lucha de clases, el debate y la clarificación política, en el marco de la experiencia común. Se trata de una tarea apasionante en el marco de la crisis capitalista mundial, que tiene en la Argentina una expresión concentrada, que ha puesto en terapia al gobierno de Macri y que obligará al movimiento obrero a múltiples batallas.

La izquierda sindical ha sido parte activa en la primera línea de la descomunal movilización popular por el aborto legal del 13J. El planteo está en el programa del plenario, a diferencia de todo el sindicalismo burocrático, adaptado al clero. El plenario contribuirá a las próximas movidas por esta lucha y lo hará desde una perspectiva de clase, luchando por todas las reivindicaciones de la mujer trabajadora.

Los organizadores propondrán un plan de lucha con acciones centrales en todo el país, y otras específicas en torno de grandes luchas, y una convocatoria masiva para cuando el Senado trate el aborto legal. Pero también se prevé una continuidad mediante plenarios
provinciales, que retome el método de su antecedente inmediato -el soberbio plenario provincial de Neuquén, que reunió a 500 delegados y activistas en apoyo a la huelga docente.

Mientras rueda la pelota del Mundial, se echa a rodar una enorme iniciativa política del clasismo por una nueva dirección del movimiento obrero. Nos empeñaremos en su éxito que será el de todos los trabajadores.

Compartir

Comentarios