fbnoscript
25 de junio de 2018

El gobierno usa al Conicet como pantalla de los servicios de inteligencia

Barañao debe renunciar.

En el día de hoy el diario La Nación publicó una nota titulada “Espionaje: así recluta la ex-Side a los nuevos agentes de la era macrista” en la que detalla los “nuevos” métodos de alistamiento de los servicios de inteligencia. La nota pretende mostrar que la ex Side tendría, bajo el gobierno macrista, un perfil profesionalista y moderno, alejado de la sordidez y el lumpenaje que caracteriza a los servicios de espionaje, y al argentino en particular. El supuesto carácter "profesionalista" pretende esconder el verdadero estado dentro del Estado que existe en el país, donde los servicios operan fuera de cualquier control participando del negocio de la trata de personas, el narcotráfico o el espionaje a organizaciones y militantes populares. La propia nota reconoce que uno de los objetivos de la AFI macrista es afianzar las relaciones con la CIA o el Mossad, dos de los servicios de inteligencia más vinculados a las violaciones de derechos humanos en todo el mundo.
La nota, además, es un intento apenas disfrazado de edulcorar y publicitar esta salida laboral entre la juventud. Los nuevos agentes, nos cuenta La Nación, recibirán una nueva identidad con nombres y ocupaciones falsas: “Según informaron a los aspirantes, el sueldo de base es de 30.000 pesos por mes y aparecerán registrados, entre otros puestos, como becarios del Conicet”. Es decir que el principal organismo de Ciencia y Técnica del país servirá de pantalla para operaciones de inteligencia que, en el actual contexto de ajuste y represión, serán dirigidas contra los trabajadores/as que se organizan y salen a la calle a enfrentar las políticas del gobierno de Macri. Se trata de una situación inaceptable por la cual tendrán que rendir cuentas tanto el Directorio del organismo como el ministro Barañao.
La provocación del gobierno en este caso es doble. En el medio de un plan de lucha que crece en todo el país, los becarios/as CONICET denunciaron que los salarios están al borde de la pobreza: un becario doctoral cobra en CABA apenas por encima de los 18000 pesos mensuales en negro, el límite reconocido por el propio gobierno de la Ciudad para no caer en la pobreza (ICE-CABA). A esto se suma que el gobierno reconoció en las últimas semanas que no cuenta con los fondos necesarios para pagar el aumento salarial de la paritaria 2018 a los becarios/as ni para abonar la cláusula gatillo adeudada de la paritaria de 2017. Los servicios, en cambio, iniciarán sus funciones con casi el doble de sueldo básico y plenos derechos laborales. Se trata de una confesión brutal de las prioridades de este gobierno.
La operación gubernamental de vincular las prácticas nefastas y represivas de los aparatos de inteligencia del estado con el trabajo que miles de trabajadores/as científicos desarrollan día a día en condiciones de precariedad y salarios de pobreza merece el más enérgico repudio. El ministro Barañao no puede de ninguna forma ser ajeno a una operación de estas características y debe renunciar en forma inmediata. El próximo jueves 28 los becarios y becarias del CONICET realizarán un paro de actividades y se movilizarán al Ministerio para reclamar una urgente recomposición salarial y el otorgamiento de plenos derechos laborales.

Fuera los servicios de inteligencia del CONICET. Fuera Barañao
Recomposición salarial inmediata para los becarios y becarias
Aumento de presupuesto para la investigación pública

Compartir

Comentarios