fbnoscript
12 de julio de 2018

Santiago del Estero: el desfile contra el aborto legal y el lobby del clero

En las provincias del interior del país se acentúa la injerencia clerical en la vida política y social. Santiago del Estero fue noticia nacional por el acto del día de la independencia en la ciudad de Suncho Corral –localidad que está a 89 km de distancia de la ciudad capital- donde hicieron marchar a los chicos con pañuelos “pro-vida”, por las calles principales. Este tipo de actividades, en el interior de nuestra provincia, abarcan a toda la comunidad: la escuela secundaria, el profesorado público y el privado y el jardín de infantes, lo que muestra el alcance de la maniobra. 

El municipio de Suncho Corral viene siendo gobernado por un sector del peronismo, que hace 2 años atrás se incorporó al Frente Cívico, y mantiene toda la maquinaria de prebendas, planes y de contratos basura, con los cuales tiene de rehenes a los empleados municipales. 

En el marco de la lucha por la implementación de la IVE (interrupción voluntaria del embarazo), en estos meses, el gobierno de la provincia, en total acuerdo con el clero, ha llevado adelante una campaña férrea de instalación del discurso “pro-vida” contra la legalización del aborto. Utilizaron todos sus recursos. Organizaron charlas en las escuelas con jueces y médicos “pro-vida”, que salieron a pronunciarse como objetores de conciencia, como es el caso del médico jefe de la maternidad del Hospital Regional, Allub.

También cabe destacar que una actividad importante por parte del oscurantismo fue la realización del 2° Congreso internacional del Amor auspiciado por la Cámara de Diputados de la provincia, la municipalidad de la capital y el Ministerio de Educación, bajo el lema “Restaurando los valores de la vida y la familia". Fue organizado por la Red Federal de Familias, a la cual pertenece el médico Eduardo Allub y el juez Rómulo Scarano. Los contenidos de ese congreso ponen al desnudo el carácter misógino y homofóbico del mismo.

No nos olvidemos que cercano a Suncho Corral está la ciudad de Quimilí, en donde la Iglesia junto al gobierno provincial y local se pusieron de acuerdo para desenvolver la teoría de que el niño Marito Salto de 11 años fue asesinado a causa de un rito satánico, para desvincular el crimen de los entramados mafiosos en que están metidos los gobernantes, y para poner un freno a las masivas movilizaciones pidiendo justicia.
El clero está haciendo una intensa campaña para impartir el oscurantismo en la educación y cuenta con el apoyo del gobierno provincial. Mantiene la regimentación de los estudiantes en las escuelas, donde se sigue inclusive con la práctica de rezos al inicio de cada jornada.

Repudiamos este accionar por parte de la iglesia y la complicidad del Estado, garante de sentar la opresión y violencia de todas las formas a la mujer, la juventud y a los trabajadores. Por la inmediata separación de la iglesia del Estado; por educación científica, laica, integral y con perspectiva de género. Para conquistarlo, impulsemos una lucha independiente que envuelva al movimiento estudiantil y docente.

TE PUEDE INTERESAR LEER: Santiago del Estero: desfiles, aborto clandestino y lobby clerical

Compartir

Comentarios