fbnoscript
13 de julio de 2018

Varios días de acampe en Formosa en reclamo de un techo

Un centenar de familias se encuentran frente al Ministerio de la Comunidad. Urge un plan de viviendas populares.
Por Fabián Servín

Al gobierno de Formosa le explota en la cara el problema del déficit habitacional: más de un centenar de familias llevan días de acampe frente al Ministerio de la Comunidad reclamando por un techo –mostrando a las claras que la promesa del gobierno de llegar al 2015 con déficit cero solo forma parte de un relato con el cual pretende ocultar la realidad.
En la ciudad de Formosa existen once asentamientos que se fueron constituyendo en estos últimos años, y son miles las familias que se encuentran sin una vivienda propia. Esta realidad se agrava con los aumentos estrepitosos en los terrenos y en los valores de la construcción, que hacen inalcanzable la posibilidad de construir para las familias trabajadoras –una situación agravada por la desocupación y los salarios de miseria.

La crisis que se profundiza en el contexto de tarifazos y de aumentos generalizados lleva ahora a que se imposibilite cumplir con los pagos de los alquileres: muchas de las familias presentes en el acampe se encuentran intimadas por llevar dos o tres meses de deuda, sin tener a dónde ir.

Sin embargo, el gobierno de Gildo Insfrán se muestra indiferente a los reclamos. El ministro de la cartera, Aníbal Gómez, lejos de abrir un canal de solución ha cerrado toda posibilidad de diálogo. Sostienen un esquema de entrega de los módulos habitacionales (edificaciones de un ambiente de 12 metros cuadrados) manejado -como el de las viviendas- por punteros del PJ. Es un esquema agotado que deja a miles de familias sin hogar propio. Los principales afectados son las familias nuevas de los jóvenes. Mientras el senador nacional de Insfrán, José Mayans, se rasga las vestiduras en supuesta “defensa de la vida”, condena a los nacidos a vivir a la intemperie.

La promesa de Gildo Insfrán de déficit habitacional está tan lejos como la promesa de pobreza cero de Maurico Macri, más aún después de acercar un acuerdo con el FMI que implica un feroz recorte presupuestario para las obras públicas como la construcción de viviendas.


Es voluntad de los que protagonizan el acampe continuar hasta obtener una respuesta favorable. Desde el Partido Obrero llamamos a rodear de solidaridad y reforzar esta lucha y exigimos al gobierno la reapertura del empadronamiento y un plan de construcción de viviendas populares para todas las familias carentes.

Compartir

Comentarios