fbnoscript
18 de julio de 2018 | #1511

Macri - FMI: Los trabajadores los podemos derrotar

La presidenta del FMI, Christine Lagarde, aterrizó en la Argentina para bendecir el plan antiobrero y antinacional que ha pactado con el gobierno de Mauricio Macri.

Ese plan incluye miles de despidos y la reducción del salario de estatales; el saqueo de los fondos jubilatorios, el ajuste a las provincias y la continuidad de los tarifazos.

Todos estos recortes irán al rescate de la deuda fraudulenta con los usureros internacionales, la misma que el macrismo y los que gobernaron antes contrajeron y pagaron.

Pero el propio FMI advierte que ¡“la deuda argentina no es sustentable”!

Quieren condenarnos a un despojo sin futuro, que no le evitará al país una nueva cesación de pagos.

Lagarde y Macri han salido a buscar el aval de los seudo-opositores. Los mismos que, desde el Congreso y las gobernaciones, vienen aprobándole al gobierno todas sus leyes confiscatorias.

Nos han declarado la guerra a los trabajadores.

Pero una vez más, la burocracia sindical ha sido “la última en enterarse”.

Ello vale para el triunvirato de la CGT, que se autoextendió el mandato por dos años… para seguir colaborando con el gobierno.

Y también para los Moyano o Yasky, quienes llaman a “votar bien” en 2019 -o le mandan “cartas al FMI”-, mientras los despidos y la caída del salario están en el orden del día.

A pesar de ellos, los trabajadores luchan por abrirse paso y darle una salida propia a la crisis nacional.

Por eso, los docentes de diferentes niveles discuten no iniciar el cuatrimestre, en defensa de sus salarios. Por eso, sigue la lucha de Télam y la de los compañeros de la refinería bahiense Loma Paraguaya, contra los despidos. La burocracia no puede decidir por nosotros.

Luchemos por un Congreso de delegados con mandato de asamblea de todos los sindicatos, por la reapertura de las paritarias y la indexación mensual de los salarios. Ningún despido, ocupar toda fábrica o repartición que cierre o despida. Aumento de emergencia y el 82% a jubilados. Por un paro activo de 36 horas y un plan de lucha hasta derrotar la escalada de Macri y el FMI.

A la bancarrota nacional provocada por los capitalistas y sus gobiernos, opongámosle una salida de los que viven de su trabajo: repudio de la deuda usuraria, nacionalización de la banca y el comercio exterior, reorganización económica sobre nuevas bases, gobierno de trabajadores.

En esta nota:

Compartir

Comentarios