fbnoscript

El Frente de Izquierda levantó una tribuna de lucha contra Lagarde y el G20

Contra el ajuste de Macri-FMI y los gobernadores
El Frente de Izquierda levantó una tribuna de lucha contra Lagarde y el G20

Fotos: Juan Diez y Federico Imas

El Frente de Izquierda y otras organizaciones (como Barrios de Pie, la CCC, el MST y el MAS) se movilizaron este mediodía en repudio a la visita al país de la titular del FMI, Christine Lagarde, que cenó anoche con el presidente Macri. La concentración tenía el propósito de marchar al centro de convenciones que alojaba a los ministros de finanzas del G20, pero las fuerzas de seguridad desplegaron un enorme cerco represivo para impedirlo.

Como corolario de la concentración, el FIT desarrolló un acto propio en la intersección de las avenidas Las Heras y Pueyrredón en el que hablaron Vanina Biasi (dirigente nacional del PO y del Plenario de Trabajadoras), Juan Carlos Giordano (diputado nacional y dirigente de Izquierda Socialista) y Christian Castillo (dirigente del PTS).

Vanina Biasi señaló que con la movilización contra el FMI “hemos puesto en evidencia la mayor de las capitulaciones, la de las centrales sindicales, la de esa CGT que se quedó en su casa y que no puso en pie una tribuna de organización y lucha para que el pueblo trabajador enfrente estos acuerdos”. Y denunció al triunvirato cegetista que habla en documentos de la perspectiva de un “conflicto infinito” como resultado del memorándum con el Fondo y lo único que hace es suscribir paritarias a la baja. “Contra esta CGT pondremos en pie un congreso de delegados con mandatos de asambleas para impedir una nueva sangría contra el pueblo”, puntualizó.

 

También resaltó las rebeliones contra las políticas de ajuste de cuño fondomonetarista en América Latina, como las de Haití, Panamá y Nicaragua. Sobre los acontecimientos en este último país, donde la represión se cobró la vida de más de 300 manifestantes, se refirió al presidente Daniel Ortega como un asesino de su pueblo.

Y se refirió a la lucha por la legalización del aborto, a escasos veinte días de su tratamiento en el Senado. Allí está en juego mucho más que el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. Se trata -dijo- de “abrir un rumbo por la separación de la Iglesia del Estado”.

Por su parte, Juan Carlos Giordano calificó las recetas de Lagarde y el FMI como “sinónimo de hambre y ajuste”. Y en oposición a la política conciliadora de la burocracia sindical, o a las cartas críticas al FMI promovidas por el kirchnerismo, se pronunció por un paro activo de 36 horas.

Christian Castillo ironizó que Macri había demostrado sus verdaderas preferencias políticas al elegir el día del amigo para reunirse con la titular del FMI. Pero cuestionó también al PJ y a los gobernadores, que avalaron más de cien leyes de un gobierno que se encuentra en minoría en el parlamento.

El memorándum con el FMI implica despidos y reducción del salario de estatales, y la continuidad de los tarifazos, entre otras medidas. En su reciente declaración, el FIT ha levantado un programa -no pago de la deuda externa, nacionalización de la banca y el comercio exterior- y plantea un paro activo de 36 horas para quebrar las políticas de ajuste.

Compartir

Comentarios