fbnoscript
2 de agosto de 2018 | #1513

Santiago del Estero: La izquierda a los concejos contra el ajuste de Macri, Zamora y el FMI 

El 12 de agosto, elecciones municipales

El 12 de agosto se llevarán a cabo las elecciones municipales en Santiago del Estero, en la que se van a renovar los concejos y las intendencias de casi la totalidad de los municipios de la provincia. Estas elecciones estaban previstas originalmente para septiembre, pero el gobernador Gerardo Zamora (Frente Cívico, la coalición entre la UCR, el PJ y fuerzas menores) decidió correrlas para que no coincidieran con el debate del Presupuesto nacional, que viene condicionado por el acuerdo que Macri firmó con el FMI y por el cual se va a proceder a un brutal ajuste, donde las provincias y municipios van a tener que cargar con un tercio del mismo. Zamora ha puesto la firma -al igual que durante el kirchnerismo- a todas las políticas nacionales.

De cualquier manera, los medios santiagueños ya hicieron trascender que la provincia va a sufrir un recorte de 5 mil millones. Si se tiene en cuenta que gran parte de la fuerza de trabajo depende del Estado provincial y los municipios, el pronóstico conduce a un proceso de ajuste, cosa que ya está ocurriendo con jubilaciones anticipadas, pero que se profundizarán con despidos, achique salarial y mayor precarización, todo esto en una provincia que tiene el promedio salarial más bajo el país y los índices de trabajo en negro más altos.

La precarización y la miseria salarial tiene directos beneficiarios: los grandes terratenientes, las empresas privatizadas y algunos grandes negocios en materia de obras públicas que explotan a fondo las condiciones negreras que se le ha impuesto a los trabajadores.

No sólo esto. Bajo el régimen zamorista, la provincia se ha transformado en unos de los centros de acopio y distribución de la droga, de tráfico de mujeres y de niños más importante del país, como resultado de que el gobierno provincial y las principales intendencias, la Justicia y las fuerzas de seguridad están fuertemente entrelazadas con las mafias y, en muchos casos, son ellos mismo los jefes de esas organizaciones mafiosas. Zamora ordenó a sus diputados que votaran contra el aborto legal y en la provincia la persecución y violencia institucional contra las mujeres llega al extremo de perseguir a los abogados y abogadas que se animen a defenderlas.

Como resultado de la crisis general que se vive en el país, se han producido algunos crujidos dentro del Frente Cívico que preside Zamora y con el que gobierna la provincia. A pesar de que las fuerzas patronales opositoras son raquíticas y están en crisis -ya sea Cambiemos o el massismo-, Zamora ha decidido mover todo el aparato punteril e importantes recursos públicos para perpetuar su monopolio político. Los medios han señalado que, a pesar del ajuste, el zamorismo va a gastar 100 millones de pesos en la campaña e incluso acaba de anunciar el adelanto para agosto del pago del bono aguinaldo de fin de año -de 4.000 pesos. Con esto piensa no sólo asegurarse el triunfo frente a las listas de Cambiemos o del massismo, sino que las listas apadrinadas por Zamora se impongan sobre las colectoras que se presentan dentro del Frente Cívico.

La campaña del PO

Con este escenario, sólo el Partido Obrero, que se presenta en los tres municipios (la capital, La Banda y Termas de Río Hondo) más importantes de la provincia (en el caso de la capital lo hace junto a Izquierda Socialista en el marco del Frente de Izquierda), ofrece un programa que incluye las reivindicaciones de los trabajadores de los municipios (referidas al salario, las condiciones laborales y el pase a planta), los derechos de la mujer, la obra y las finanzas públicas bajo control de los trabajadores, unidas a las reivindicaciones más generales de los trabajadores y campesinos de la provincia y el país contra el plan de guerra del macrismo y los gobernadores, y por una salida económica y política bajo la dirección de los trabajadores.

Las listas que presenta el PO están integradas por importantes luchadores de la docencia, que se destacaron en la gran huelga del 2016, por los impulsores de la lucha de los familiares víctimas de la impunidad en la provincia y por luchadores de la Salud, entre otros.

En ese marco se está desenvolviendo una importante campaña en los barrios, ferias y peatonales. El PO es gran protagonista en el movimiento de la mujer, en la juventud combativa de la universidad provincial (Unse), en algunas barriadas a través del Polo Obrero o en la docencia que es el principal gremio de la provincia.

Un reflejo del impacto que está teniendo la campaña lo dio la reciente visita de Néstor Pitrola, con la asistencia de cien compañeros a una charla que luego se tradujo en importantes llegadas en los medios.

El tramo final de la campaña, prevé la visita de Claudio del Plá a Termas y otros dirigentes del Noroeste, donde se va a proceder a dar el empuje final, a reunir a cientos de fiscales para que hasta el último minuto de este proceso electoral batallemos para reforzar el reagrupamiento de fuerzas con el Partido Obrero y la posibilidad, como ocurrió en el pasado a nivel provincial, de conquistar una representación de la izquierda en los concejos.

Compartir

Comentarios