fbnoscript
7 de agosto de 2018

Grabois, el ´izquierdista de derecha´

En una entrevista afirmó que "los discursos de Francisco están a la izquierda del Partido Obrero".
Por Mela
Polo Obrero

Juan Grabois, consultor oficial del Vaticano y dirigente de la CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular), aseguró en una entrevista que "los discursos de Francisco están a la izquierda del Partido Obrero". ¿Qué puede haber detrás de esta pérfida afirmación? Veamos.

La CTEP es una organización que ha sido creada en 2011 con el fin de embellecer el trabajo precarizado -al cual nombraron "economía popular"-, dividiendo a la clase obrera y desvalorizando el salario por medio de las cooperativas y la tercerización. Tiempo después, Grabois se convirtió en el organizador de encuentros entre movimientos sociales con el Papa, para "dialogar" las problemáticas de los pobres en Latinoamérica y consensuar "planes de trabajo". El mediador y amigo personal del Papa dirigió, junto con la CCC, Barrios de Pie, Libres del Sur, Movimiento Evita, etc., una política centrada en exigir al gobierno macrista la declaración de la "emergencia social" para justificar aumentos miserables de la Asignación Universal por Hijo como paliativo de la profunda miseria social. Se trata de garantizar la gobernabilidad de Macri, adormeciendo a los desocupados y así evitar la rebelión popular que tanto preocupa a Franscisco. En un momento en que la crisis económica y política golpea a la burguesía nacional y debilita al gobierno, garantizar la contención de los explotados es tarea fundamental de las burocracias. Las direcciones de los movimientos sociales se suben al caballo que la burocracia de la CGT cabalga hace rato, de ahí su carácter reaccionario. 

Grabois exige a un Estado capitalista en crisis que garantice el "trabajo decente". A un capitalismo herido de muerte que, para sobrevivir, debe aumentar su tasa de ganancia exprimiendo el salario. 

En esa línea, se encuentra la agenda de ajuste impuesta por el FMI, la misma agenda que contempla que una parte del presupuesto público debe ser destinada a ayuda social. ¡El imperialismo sabe que debe invertir en "paliativos" para descargar tremendo plan de guerra sobre las espaldas de los trabajadores! No es raro que Grabois, en la entrevista, rescate el planteo de Carrió sobre las changas. Quiere que los trabajadores vivamos de las migajas de la burguesía. 

Para Grabois, el discurso del Papa Francisco plantea "cosas pesadas" contra el sistema social. ¿Qué es lo "pesado", Juan? ¿El encubrimiento a los abusadores desde que era Bergoglio?, ¿la promoción y homenaje a jefes de pedófilos como el obispo Bernard Law o su tajante oposición a la identidad de género que "aniquila familias"? El "Papa Progre" sigue reproduciendo el discurso milenario de la Iglesia que coloca a la pareja heterosexual como base para la familia, institución en la que la mujer debe ocupar un lugar subordinado, de ahí su oposición al aborto legal. ¿Cómo la mujer va a decidir sobre su propio cuerpo si su función más importante en la sociedad es la de tener hijos? No debe sorprendernos que el amigo personal del Papa no se posicione sobre el aborto legal "porque es un tema que divide a las bases", aunque dirija una organización social formada por mujeres de las barriadas pobres. Las mujeres pobres son las que mueren en abortos clandestinos y Grabois no puede ver esta realidad desde los cristales del Vaticano. Como operador del Papa, jugó un papel fundamental al presionar sobre la senadora del Frente para la Victoria, Silvina García Laranburru que, con la presión de CFK, se dio vuelta para enterrar la ley en el Senado. A renglón seguido, salió a defender a CFK ante el escándalo de los cuadernos de coimas. Devolución de favores.

La CTEP impulsa un frente anti-macri y en el acto de lanzamiento de "En Marcha", asistieron el PJ, el Frente Renovador, ex funcionarios del gobierno kirchnerista y hasta el MST. Pretenden ser una alternativa al gobierno macrista con quienes gobernaron y gobiernan en sus provincias siendo correa de transmisión del ajuste de Macri y el FMI. En la entrevista, se cuida de destacar a CFK como una líder indiscutible, adelantando que irán a internas en un gran frente pejota-kirchernista. 

Esa ´democracia republicana´, en la que Grabois coloca tanta confianza, es la que pretende enterrar el aborto legal, derecho que ha sido arrancado con movilizaciones masivas en las calles y que hoy está en las manos de un puñado de senadores que no nos representan. El aborto clandestino es un arma de disciplinamiento de las mujeres y sobre todo, de las mujeres pobres, que son obligadas a parir en las peores condiciones sociales. Es hora de que el movimiento de mujeres saque sus propias conclusiones. Ninguna confianza en el Papa Francisco y en las organizaciones sociales que actúan como furgón de cola del Vaticano. Necesitamos construir un movimiento de desocupados independiente del gobierno, de la oposición y de la Iglesia y unirnos junto a toda la clase obrera por un paro activo nacional y un plan de lucha que derrote el acuerdo con el FMI y que arranque el aborto legal, seguro y gratuito.

El 8A seamos millones en Congreso. Será ley.

En esta nota:

Compartir

Comentarios