fbnoscript
8 de agosto de 2018

San Cayetano: este año se olvidaron del trabajo y embistieron contra el derecho al aborto

El arzobispo Poli y el triunvirato vaticano en defensa de la ilegalidad

El arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, se encargó ayer de dejar en claro que la conmemoración por San Cayetano de este año estaba muy lejos de cualquier “ruego” por el trabajo. En la misa realizada en la iglesia de Liniers, el arzobispo se olvidó totalmente del tema laboral y dedicó su alocución, sin distraerse, a presionar a los senadores para que voten por el mantenimiento del aborto clandestino y, en apoyo a esta clandestinidad, pidió al santo patrono que "dé una mano en defensa de la vida por nacer".

En esta misma corriente antiabortista, el triunvirato piquetero vaticano de la CTEP, Barrios de Pie y la CCC, colocó la movilización realizada ayer desde la iglesia donde Poli dio la misa hasta la Plaza de Mayo. Según destacan los medios, la marcha tuvo un alto componente de mujeres de sectores populares  a las que intentan separar del movimiento verde que hoy dará una enorme batalla en las calles por conseguir el derecho a decidir sobre su propio cuerpo y en contra de la sujeción que quiere mantener sobre ellas la Iglesia y el conjunto de la burguesía.

El descomunal movimiento de mujeres que se  extiende por todo el país y que tiene una enorme repercusión en distintos países del mundo, llenará de verde todos los alrededores del Congreso para dar pelea por arrancar un derecho que tiene un gran valor para las mujeres y para el conjunto de la clase obrera y su conquista implicaría un brutal golpe al dominio clerical y a la participación de esta institución en el Estado. Señalando el antagonismo entre ambas convocatorias, el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) y el Frente Popular Darío Santillán decidieron no participar de la jornada junto al triunvirato.

Estos, que ayer trataron de esconder el verdadero carácter y sentido de la marcha, desplegaron consignas contra el FMI porque –dijeron- la suscripción del acuerdo con el Fondo por parte del gobierno atenta contra el plan asistencialista, que ellos reclaman. En esa perspectiva insistieron en su plan de cinco puntos de mejora de la situación de miseria que viven los beneficiarios de planes sociales, pero sin ningún cuestionamiento de la misma ni reclamo de trabajo genuino.

Para apuntalar su orientación, en el palco de honor de Plaza de Mayo donde realizaron el acto de cierre, estuvieron dos representantes “amigos” de la CGT, representantes de la CTA y de la Corriente Federal, todos ellos opuestos a la legalización y gratuidad del aborto, además de suscriptores de convenios a la baja que están hundiendo el poder adquisitivo de los salarios. 

Entre los de la CTA estuvo Hugo “Cachorro” Godoy, quien -en clara oposición al movimiento verde por el aborto legal- convocó para hoy a elecciones de la micro CTA que lidera y se negó a los pedidos de postergación de las mismas que le reclamó la oposición clasista de la lista Multicolor.

En la misma sintonía, uno de los líderes del triunvirato, Juan Grabois, ya se había manifestado abiertamente en apoyo a la posición antiabortista de la Iglesia, a la cual reivindica desde su cúpula a tal punto de sostener que Bergoglio está “a la izquierda del Partido Obrero”. Esto, con olvido total de los curas pedófilos que el Papa nombró en su entorno y de los que cubrió en los más diversos países (en Chile, la cúpula entera), de las acusaciones que se multiplican sobre el tráfico de niños pobres y del pasado y presente nefasto de la Iglesia en la contención de la rebelión popular contra la opresión, pregonando la resignación, entre otras lindezas
.  
De todas maneras, la sujeción tiene sus límites. Pese al carácter proclerical que se le imprimió a la marcha, prácticamente no lograron colocar allí el apoyo a la reacción celeste. Los medios destacan que fueron casi inexistentes los pañuelos de ese color entre los asistentes a la misa y a la marcha.

Es que la potencia del movimiento de emancipación de la mujer del yugo clerical y social recorre los barrios obreros, se instala y seguramente influye sobre estas mujeres que genuinamente marchan en reclamo de mejores condiciones de vida.

Está planteada una lucha para ganarlas y ganar a los compañeros a una lucha común por las reivindicaciones de la mujer que son inseparables de las reivindicaciones de toda la clase obrera por terminar con el actual régimen de explotación social.  
 

Compartir

Comentarios