fbnoscript
3 de marzo de 2005 | #889

San Juan: preparemos la ANT en la lucha

La provincia de San Juan, de la mano del gobierno Gioja, es un perfecto ejemplo de lo que significa el kirchnerismo: el rescate del capital nacional y el incentivo de los negocios del imperialismo. Gioja es el hombre de Techint y la Barrick. Garantiza el cumplimiento de los dictámenes del FMI: pago de deuda (canje de bonos), superavit fiscal (Ley de Responsabilidad Fiscal), tarifazos, etc.
 
Sin embargo, esta reactivación –fruto de la devaluación del peso que favorece la exportación– se ha favorecido con la caída del poder adquisitivo de los trabajadores. Es decir, el capital amasa su ganancia a costa de la superexplotación, los salarios miserables, el trabajo en negro y el padecimiento del pueblo, que no ve más que migajas de este proceso.
 
 
Podredumbre
 
Todo esto es llevado adelante por una camarilla corrupta. El kirchnerismo votó entre gallos y medianoche la modificación de una ley para que prescriban antes de tiempo las causas por corrupción, porque en San Juan, por ejemplo, estaba comprometida una causa, entre otras, que implica a funcionarios y empresarios por la sobrefacturación millonaria en las obras del dique Los Caracoles.
 
El abuso de autoridad y el “gatillo fácil” policial abundan; ha desaparecido el ingeniero Tellechea (que investigaba un desfalco en la obra social provincial). Toda esta podredumbre político-judicial exaspera la persecución de los luchadores, como lo demuestra la reciente reapertura de la causa contra Raúl Abrego, dirigente del Polo provincial.
 
La renuncia de nada más y nada menos que del secretario de Hacienda, León (¡involucrado en una causa por robo menor!) y las recientes denuncias contra la Jefatura policial ( Diario de Cuyo , 26/5) dan muestras palmarias de esta situación de corrupción.
 
 
El curso a seguir
 
En este marco los trabajadores y el pueblo no pueden esperar nada de este gobierno y tienen que tomar en sus manos, a través de la lucha, la obtención de sus reivindicaciones. Así lo demuestra la conquista de 350 viviendas por parte del Polo Obrero –con piquetes día y noche, con sol y lluvia– y, más recientemente, el aumento salarial obtenido por los docentes. Hay que preparar un Plan de Lucha –que incluso se plantee la unidad de acción del movimiento piquetero– para enfrentar el ataque del gobierno hacia las conquistas (planes de empleo), en contra de la persecución judicial y por las reivindicaciones más sentidas, como son la vivienda digna y el puesto de trabajo genuino, como forma de ir abonando el terreno hacia la próxima Asamblea Nacional de Trabajadores. El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es una buena oportunidad para plantear estas reivindicaciones: el día de homenaje a las compañeras, protagonistas indiscutidas de todas las luchas.

Compartir

Comentarios