fbnoscript
10 de agosto de 2018

Planta de reciclado en Saavedra: otra medida de Rodríguez Larreta contra los vecinos

En la sesión del jueves 9, la Legislatura porteña aprobó la construcción de una planta recicladora en el barrio de Saavedra. Desde que empezó a tratarse el proyecto en las distintas comisiones, los vecinos del barrio organizamos medidas para enfrentarlo, principalmente porque la planta sería construida en una parcela que corresponde a espacio verde (según el código de planeamiento urbano vigente), perjudicando el drenaje de agua en una zona que es altamente inundable.

No es un reclamo menor. Recordemos que con el temporal de 2013, y producto de las obras del Dot y Tecnópolis que no cumplieron con un informe de impacto ambiental ni tampoco con obras que reduzcan el mismo, el barrio sufrió una fuerte inundación que afectó a miles de vecinos y se llevó la vida de tres de ellos.

Desde un principio, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta presentó este proyecto con la intención de contraponer la necesidad de reciclaje en la ciudad a la defensa de los espacios verdes. Resulta cínico que un gobierno que impulsó una ley que permite la quema de basura en la ciudad y que incumple las pautas del programa basura cero, se preocupe ahora por el reciclaje.

El legislador Gabriel Solano, del Partido Obrero-Frente de Izquierda, se opuso al proyecto explicando que es una imposición del gobierno, que ignoró los reclamos y las alternativas presentadas por los vecinos y que empezó las obras aun cuando no había sido tratado en el recinto, incumpliendo incluso el fallo judicial que lo impedía.
Párrafo aparte merece la actitud de Unidad Ciudadana. En el barrio pregonan el rechazo a la planta, pero en el recinto se abstuvieron. Esta tibieza responde a que la planta será coordinada por la CTEP, corriente que dirige el amigo del Papa, Juan Grabois, y que integra junto al Movimiento Evita el triunvirato piquetero que va a rezar por trabajo a San Cayetano. Todos los caminos conducen a Roma.

El de espacios verdes no es el único reclamo de los vecinos de Saavedra insatisfecho. Hace años venimos exigiendo la construcción de jardines maternales en la zona que amplíen la oferta actual y reduzca el número de niños sin vacante -situación que empuja a los trabajadores a tener que pagar jardines privados o perder tiempo viajando a otros barrios. También la construcción de un Hospital de Agudos, ya que la zona sólo cuenta con el Pirovano que se encuentra constantemente colapsado, y la aplicación de los Centros Integrales de la Mujer. A la hora de ocuparse de los reclamos, Larreta duerme, pero cuando se trata de aprobar un negocio inmobiliario, está más despierto que nunca. 

Los trabajadores de la ciudad necesitamos una alternativa política propia, que enfrente en los hechos los negociados que ponen en riesgo nuestra salud e incluso nuestra vida.

En esta nota:

Compartir

Comentarios