fbnoscript
29 de agosto de 2018

Macri: “adelantos” para los especuladores, miseria salarial a los educadores

La conferencia de prensa que Macri brindó esta mañana buscó ponerle un freno a la corrida cambiaria que en los últimos días fue liquidando reservas a razón de 200 millones de dólares por día. El presidente anunció un adelanto de los fondos comprometidos por el FMI, lo cual, según el gobierno, aseguraría el pago de los compromisos de deuda para el 2019. El anuncio desesperado de Macri pone el foco en la razón de fondo de esta fuga de capitales: la capacidad del Estado argentino para hacer frente a su deuda está cuestionada. De diciembre hasta hoy, los seguros contra un defol de la deuda argentina a cinco años casi triplicaron su valor.

Minutos después del anuncio supuestamente ´tranquilizador”, el dólar volvió a trepar, y también se redobló el desembolso oficial de dólares para contenerlo. Es que el improvisado anuncio del gobierno no resuelve la brecha financiera que puede concluir en una cesación de pagos. El “programa financiero” oficial –que de aquí a diciembre de 2019 debe responder por unos 50.000 millones de dólares entre capital e intereses– no contempla las necesidades corrientes de divisas que emergen de la deuda privada, del comercio exterior y de la incesante fuga de capitales, todo lo cual puede añadir otros 30.000 millones que deberán ser provistos por el Banco Central. Pero a este se añade la bomba explosiva de las Lebacs y de los títulos creados para reemplazarlas, cuya renovación no está de ningún modo garantizada. No sorprende, por ello, que se atribuya el adelanto del Fondo a la necesidad de “rescatar las Letras del Banco Central, las letras del Tesoro (Letes) y también para estabilizar las finanzas” (Infobae, 29.8), o sea para atender a la fuga de capitales. Pero entonces, la frazada es demasiado corta. Si el “adelanto” se consume en estos rescates –es decir abastecer con dólares a los especuladores que dejan la deuda– el “programa financiero” (pago de la deuda en 2019) sigue cuestionado. Por el lado del Tesoro, y a pesar de los brutales recortes en marcha contra trabajadores, jubilados, educación y salud públicas, el acuerdo con el Fondo también se encuentra cuestionado: en este caso, por la caída en picada de la actividad económica, que compromete la recaudación.

El breve anuncio de Macri, por lo tanto, sólo ha servido para demostrar la impotencia oficial frente a la crisis. Mientras el gobierno reforzaba su endeudamiento para rescatar a los especuladores, su Ministro de Educación ratificaba la pretensión de someter a la docencia universitaria a un “aumento” que se encuentra veinte puntos porcentuales por debajo de la inflación prevista para este año.

Adelantos y más deuda para cumplir con los especuladores, miseria salarial para los educadores. Esta es la “norma” del gobierno fondomonetarista. Impulsemos una lucha y una salida propia de los trabajadores.

Te puede interesar: Macri en Vaca Muerta: un pacto de impunidad con Techint
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios