fbnoscript
30 de agosto de 2018

El gobierno o el salario y el derecho al trabajo

Que se vayan. Asamblea constituyente.
Por Jacyn

En las últimas 48 horas se expusieron de manera descarnada dos caras de la Argentina.

Una, la de los especuladores, que en dos días embolsaron ganancias del 20% a expensas del ahorro nacional. La otra, la de la rebelión de la docencia bonaerense y universitaria frente al derrumbe de los salarios y la educación.

El rescate de los capitalistas, financiado por el FMI, ha significado una pérdida del 30% del salario en pocos días, y será más grave aún, cuando la devaluación se traslade al precio de los alimentos y las tarifas, que se encuentran dolarizados. 

La Casa Rosada aloja a una asociación ilícita que ha conspirado con el Fondo Monetario para entregarles los recursos nacionales a los capitalistas que lucraron con bonos en pesos a tasas siderales y ahora corren al dólar. El gobierno se comprometió en Washington a garantizar el rescate de los especuladores, aunque la corrida se devore los ingresos de la población. Lo ratificó Dujovne el miércoles a la noche, frente a las cámaras de televisión, para “llevar tranquilidad a los mercados”. La “reducción del déficit fiscal” es un ardid para hacer pasar una formidable transferencia de recursos de la clase obrera a la clase capitalista. 

La incompatibilidad del gobierno Macri con las aspiraciones más elementales de las masas y con el derecho al salario y al trabajo es cada vez más acuciante. Sólo en el último semestre, se destruyeron más de cien mil puestos. Cada día que continúe en la Rosada, más se agravará la situación de los que vivimos de un salario. Esperar hasta 2019, como pregonan el kirchnerismo y la burocracia sindical, significa bancarle el trabajo sucio a Macri. 

Por esta razón planteamos redoblar la movilización política para que se vaya Macri, que el poder pase a manos de una asamblea constituyente soberana que ejecute las medidas urgentes para parar este saqueo: repudio de la deuda y el acuerdo con el Fondo, nacionalización de la banca para orientar los recursos a un plan de industrialización y construcción de viviendas, para poner a resguardo el salario y las jubilaciones.

Toda la clase capitalista está en el banquillo por el robo alevoso del presupuesto nacional y la coima a los políticos. Ayer, en Vaca Muerta, el presidente se mostró acompañado por Paolo Rocca, el capo de Techint, acusado de coimero aquí, en Brasil y en Italia. Es un gesto inconfundible de respaldo político a los vaciadores. 

Enfrente, la lucha de estudiantes y docentes universitarios, que en estas horas movilizó a centenares de miles de personas en todo el país. Esa vigorosa movilización se inscribe en una tendencia de fondo, que se expresó en los grandes paros generales contra el gobierno, en la rebelión contra el saqueo a los jubilados en diciembre del año pasado, en las movilizaciones contra la impunidad de los genocidas y, especialmente, en el vigoroso movimiento de mujeres que salió a enfrentar a los pactos de los partidos del régimen con el oscurantismo clerical.

Que se vayan. Abajo el régimen de los corruptos K y M. Abajo el ajuste de Macri, el Fondo y los gobernadores. Asamblea constituyente soberana.

Compartir

Comentarios