fbnoscript

La provincia de Vidal, en carne viva

Inmediato esclarecimiento del secuestro y tortura a Corina. Castigo a los culpables.

Inmediatamente después de las muertes de Sandra y Rubén en la escuela de Moreno, el diputado Guilermo Kane, del Partido Obrero-Frente de Izquierda, presentaba el pedido de juicio político a la gobernadora Vidal. Junto con las masivas movilizaciones, la bancada obrera y socialista de la legislatura colocaba la responsabilidad directa de la gobernadora, quien mantenía intervenido el consejo escolar de Moreno y había consumado el cierre de las unidades ejecutoras responsables del mantenimiento de las escuelas. Hoy, nos encontramos frente al secuestro y tortura de una luchadora docente que no hizo más que defender la escuela pública y la integridad de docentes, estudiantes y trabajadores de la educación. El reclamo de Juicio Político está hoy más vigente que nunca, para desenvolver una campaña en las organizaciones sindicales y populares y acompañar el desenvolvimiento del movimiento popular contra la gobernadora de Macri y el FMI en la Provincia.

Ningún hecho de estas características sucede sin complicidad institucional del gobierno responsable de la situación de las escuelas. Desde hacía días que los docentes de Moreno denunciaban amenazas y aprietes. De las entrañas del Estado emergen métodos fascistas –dignos de la Triple A de López Rega– para amedrentar y callar la lucha de la docencia bonaerense. Se trata de un típico atentado parapolicial. La orientación política de choque con los docentes del gobierno de Vidal le dio letra a los atacantes: “den clases”, “basta de política”, etc. Las luchas en defensa de la educación, la salud y todas las necesidades populares choca de frente con quienes han pactado un brutal ajuste contra los trabajadores y los explotados. Recordemos que Vidal amagó con oponerse al recorte millonario del presupuesto de la provincia e inmediatamente fue denunciada por centenares de aportistas truchos que encubrían el apoyo de los grandes capitalistas a la campaña de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. Vidal ha pactado todos los términos del ajuste de Macri y el FMI contra todos los bonaerenses y la lucha de la docencia es un obstáculo para imponer sus planes de desguace educativo.

Los diferentes partidos de la llamada “oposición” son cómplices y encubridores de la responsabilidad de Vidal. Todos ellos han rechazado el pedido de juicio político que formuló la banca del Frente de Izquierda. En particular, el kirchnerismo ha evitado suscribir al pedido de juicio político con el público argumento que “Vidal debe gobernar hasta 2019”. Su rechazo al juicio político los ha convertido en sostenedores de un régimen de ajuste que provocó las muertes de Sandra y Rubén y ataca a trabajadores que defienden la escuela pública. En ese mismo sentido, los diferentes bloques se disponen a votar el presupuesto 2019 que incorpora un ajuste de más de 30 mil millones de pesos en la línea de las exigencias del FMI y el pacto con el conjunto de los gobernadores. Con el argumento de “garantizar la gobernabilidad” darán curso a un ajuste de magnitudes, pretendiendo hacer pagar la crisis a los trabajadores bonaerenses.

La ofensiva reaccionaria de Vidal no sólo es un problema de ajustes. En las últimas horas trascendió públicamente su decisión de rechazar la media sanción de la ley de Educación Sexual Integral, conquistada por la banca del Partido Obrero y el FIT. Vidal reconoció que a pedido de la Iglesia Evangélica iba a darle rápido tratamiento con el fin de bloquear su promulgación. La media sanción había sido votada favorablemente una semana antes de la votación sobre el aborto legal, seguro y gratuito. Incluso los anti derechos votaron la ley, ya que ellos mismos usaban el argumento de “una mayor educación sexual” para oponerse al aborto legal. Toda una impostura que revela que luego del rechazo de la Cámara de Senadores al aborto legal, continúa la escalada reaccionaria y ahora se disponen a negarle también a las mujeres y a la juventud la educación sexual integral.

Derrotemos a Macri y a Vidal

La lucha contra la ofensiva del régimen político tiene una aguda expresión en la provincia de Buenos Aires. Allí se desenvuelve la incansable lucha de la docencia, la gran lucha de los trabajadores del Astillero Río Santiago, las luchas contra los despidos y se preparan nuevas luchas frente a los cierres y despidos que provocan el ajuste y la recesión económica. Vidal dice haber lanzado un “refuerzo” de más de 520 millones de pesos a la asistencia social para intentar contener la bronca que se propaga en los barrios de la provincia, pero no ha llegado a ningún lado, mientras el hambre que se extiende cada vez más. El nuevo salto de la carestía producto de la devaluación y el salto inflacionario se combina con nuevos despidos. Los trabajadores de la provincia y de todo el país tenemos por delante organizar el conjunto de los reclamos y establecer un plan de lucha por derrotar a los representantes de un régimen que pretende llevarnos a un retroceso histórico. Macri y Vidal se tienen que ir como condición para dar paso a una salida de los trabajadores a la crisis. Para terminar con las muertes, las persecuciones y la negación de derechos básicos tenemos que derrotar sus planes y una asamblea constituyente libre, soberana y con poder deberá erigirse para tomar las medidas elementales en favor de las necesidades de todos los explotados.

Compartir

Comentarios