fbnoscript

Vidal y los intendentes: un pacto para hacer pasar el ajuste en el Conurbano

Durante el pasado lunes 10 de septiembre, los intendentes del PJ se reunieron con ministros y funcionarios de María Eugenia Vidal, para solicitarle que declare la emergencia social, por lo que entienden el desarrollo de un aparato de contención que permita hacer pasar el ajuste en el Conurbano. Desde el saltimbanqui Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) hasta la ultra kirchnerista Verónica Magario (La Matanza), todos dieron el presente. Mientras tanto, desde el incremento de la pobreza hasta los despidos y las paritarias de miseria ofertadas por el propio gobierno (como en el caso de los docentes), la situación en la provincia de Buenos Aires es cada vez de mayor gravedad.

Dicho encuentro fue posterior a la cumbre realizada una semana antes entre algunos de los jefes distritales peronistas (Descalzo, Insaurralde, Katopodis, Cascallares, Pereyra, entre otros) y Sergio Massa, en la que plantearon constituirse como un grupo que actúe de conjunto y analizaron la situación del conurbano bonaerense, concluyendo la necesidad de pedir a Vidal que brinde "herramientas" para paliar la crisis, dado que, según ellos mismos plantean, "en el Conurbano hace falta una chispa para que vuele todo por el aire". En esta línea, también solicitaron la formación de una Mesa de Diálogo Social Bonaerense para "ir tomando decisiones y evitar conflictos", en la que también proponen que participe la burocracia sindical (La Política Online, 4/9). Sabedores de la crisis, buscan anticiparse y prevenir con migajas cualquier estallido social. Por su parte, Verónica Magario, junto con el resto de los K, se ha dedicado en las últimas semanas a "denunciar" el recorte del presupuesto que significará la entrega del Fondo Sojero; un planteo que no pasa de las palabras, matizadas con el "hay 2019", y que constituirá la excusa para dejar pasar el ajuste en el distrito.

Algunos intendentes plantean la declaración de la emergencia social en sus Concejos Deliberantes, un mecanismo por el cual los caciques comunales podrán reasignar  partidas presupuestarias en función de ciertas urgencias. 

Al igual que los gobernadores a nivel nacional son una pieza fundamental a disposición de Macri para desarrollar el plan de guerra y el presupuesto 2019 de miseria del FMI contra los trabajadores en las provincias, los intendentes ocupan un lugar crucial para Vidal a fin de vehiculizar el ajuste en cada municipio. 

En este contexto, debemos tener presente que la única oposición verdadera a Macri, el FMI, los gobernadores y los intendentes es la que proviene de las luchas, huelgas y movilizaciones de los trabajadores. Organicémonos frente a la crisis en curso por una Asamblea Constituyente y para que la crisis la paguen los capitalistas.
 

TE PUEDE INTERESAR:

“El  Fondo Sojero fue entregado al FMI por los gobernadores”

La provincia de Vidal, en carne viva

La postal del macrismo-pejotismo para el FMI

Compartir

Comentarios