fbnoscript
24 de septiembre de 2018

Yacyretá, los cuadernos y el macrismo

Contra la pretensión del gobierno de Macri de explotar políticamente la crisis de los cuadernos para golpear exclusivamente al kirchnerismo, la naturaleza del desfalco que pone en evidencia la investigación compromete a todos los bloques políticos patronales, y particularmente al macrismo.

El caso de Yacyretá es demostrativo de esta situación. Después de ser renombrada en la década del ’90 como el “monumento a la corrupción” las obras de Yacyretá se terminaron bajo el gobierno kirchnerista, momento en el cual se elevó la cota de inundación de la represa, lo cual permitió ponerla en funcionamiento al 100%, y generó a su vez la inundación de nuevos territorios. Las inundaciones y reubicaciones de Yacyretá fueron un drama social que afectó a decenas de miles de personas, que fueron reubicadas en casas precarias, perdiendo además sus fuentes de subsistencia, dado que muchos vivían de la pesca o del comercio internacional. 

En 2007 se licitaron nuevas grandes obras, complementarias de la represa. La más importante fue la obra vial Ruta 12 – Garupá y acceso sur de Posadas. Esta obra fue ganada por una UTE entre Iecsa (del primo de Macri, Calcaterra) y JCR (del empresario kirchnerista Juan Carlos Relats). La declaración de Oscar Thomas, ex director del Ente Binacional Yaciretá detenido hace pocos días, apunta contra Javier Sánchez Caballero, CEO de Iecsa, que fue sin embargo sobreseído por el juez Claudio Bonadio en la causa de los cuadernos. 

Thomas apuntó también contra Humberto Schiavoni, un hombre del riñón presidencial que fue su sucesor en el manejo de la represa luego del triunfo macrista en 2015. Ocurre que Schiavoni montó un simulacro de “auditoría” de Yacyretá en el cual denunció a Thomas, entre otras causas, por financiar comedores inexistentes con los fondos de la represa. Sin embargo, Schiavoni “olvidó” auditar las obras, que aún estaban en desarrollo, adjudicadas a Iecsa. Lo único que hizo fue modificar el trazado de una de las obras, el tramo a Fachinal, que fue dejado de lado, por el tramo –que se incluyó- de Santa Ana a San Ignacio. 

Iecsa presentó, en su balance anual del 2015, ingresos por 3061 millones, en parte debidos al mantenimiento de los ritmos de trabajo de las obras de Yacyretá. A pocos días del ballotage, la empresa recibió 6,5 millones de dólares por las obras. 

Los Macri, Misiones y Puerta

Las revelaciones sobre Yacyretá son un nuevo capítulo de la relación mafiosa que durante años unió a los Macri con Misiones a través de Ramón Puerta y su delfín Rovira. Durante su primer mandato (1991-1995), el misionero les concedió a los Macri el manejo de la represa Urugua-í, cuya construcción se inició durante el gobierno radical por una UTE liderada por Socma; la concesión redundó en pago de mayores costos que, en cinco años, triplicaron los costos iniciales. La empresa eléctrica provincial, Emsa, le pagaba un canon de 330 mil pesos mensuales hasta 2000, generara o no electricidad para ser utilizable en el territorio misionero. Los costos de operación eran de alrededor de 100.000$ por aquel entonces. Una verdadera estafa que fue denunciada y anulada por Carlos Rovira, el sucesor de Puerta. Los negocios Macri-Puerta otorgaron a Iecsa la costanera de Posadas, por la cual se denunció que se había pagado más del doble del costo real (Página 12, 1/4/2010). 

Schiavoni, un histórico hombre de Puerta, fue durante años una pieza clave en esa relación: fue presidente de la Corporación del Sur en Capital, un organismo encargado de la gestión privatista de las tierras públicas del Sur de la Ciudad durante el mandato de Macri. También fue su jefe de campaña en 2011. 

Quizás el capítulo más vergonzoso de toda esta trayectoria, sin embargo, fue la utilización de vínculos policiales y judiciales en Misiones para obtener los “encargos” de la Justicia Federal de Misiones para que la policía Metropolitana de Macri llevara adelante escuchas clandestinas por parte del equipo de espías armados por Ciro James y Fino Palacios en la Ciudad, contra familiares de víctimas de la Amia, entre otros. La sospecha, fundada, de que detrás de las conexiones de esta red de espionaje clandestino estaba la relación Macri – Puerta – Schiavoni, nunca fue investigada hasta el final.

Como se ve, no es casualidad que Schiavoni no quisiera hurgar en las conexiones de Iecsa en Misiones, parte de una larga trayectoria de colaboración mafiosa. Los cuadernos ponen a todo el régimen social en el banquillo: a los clanes de los gobernadores y al macrismo, no sólo a los K.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios