fbnoscript
1 de octubre de 2018

Astillero Rio Santiago: Vidal ataca, la iglesia "pacifica"

La lucha por el triunfo de los trabajadores del Astillero, una cuestión estratégica para toda la vanguardia obrera.
Astillero Rio Santiago: Vidal ataca, la iglesia pacifica

Foto: Ojo Obrero Fotografía

El paro de 48 horas y la movilización masiva del Astillero fueron determinantes para que el gobierno de Vidal comience a dar respuestas al acta firmada quince días atrás.

En esta decisión pesó también la presencia combativa del ARS en el corte del Puente Pueyrredón del lunes 24, quebrando el cordón policial, y la posterior marcha a Plaza de Mayo resuelta por las asambleas de sección, a pesar de la oposición de la conducción verde de ATE que se negó a ingresar a la Plaza.

Después de las tomas de fábrica y del Ministerio de Economía, este sábado ingresó un camión con oxígeno, insumo indispensable para tareas de corte y soldadura. En circunstancias extrañas, que aún deben esclarecerse, aparecieron denuncias sobre una válvula abierta que habría consumido el 40% de la carga en lo que huele a una provocación de la empresa a tono con las amenazas de Macri-Vidal y la campaña sucia de Jorge Lanata.

Refiriéndose al acta que llevó al levantamiento de la ocupación del Ministerio de Economía, –la cual incorporó la mediación de la Pastoral Social– el secretario general de ATE Ensenada, “Pancho” Banegas, anunció que se suspenderán los descuentos por vacaciones por el tiempo que dure la mesa de negociación y, en principio, hasta fin de noviembre. Entre otros compromisos que habría asumido el gobierno en una larga reunión con el gremio y los paritarios estaría también la devolución de las retenciones aplicadas al sindicato para debilitar la organización gremial.

Ni en el acta ni en la reunión posterior se avanzó en cuestiones fundamentales como la garantía de permanencia en sus puestos de trabajo de los 3.300 trabajadores del ARS; tampoco en la reposición del premio a la eficiencia que la empresa desconoce y no paga a pesar de ser parte de los acuerdos salariales complementarios del convenio colectivo. Es significativo que el gobierno se haya negado a firmar el punto que hace a la vigencia del CCT, señal de que seguirá intentando violarlo como han hecho con esta quita. Por su parte, la suspensión de los descuentos por vacaciones no incluye –por ahora– el mes ya descontado ilegalmente.

El rodeo que dieron Vidal y el interventor del astillero, Capdevila, al aceptar finalmente estos puntos del acta firmada se da en un cuadro de ofensiva contra los trabajadores, que continúa y va a agravarse después del nuevo acuerdo infame con el Fondo Monetario. Por eso, en la "mesa de negociación" que integran el gobierno, ATE Ensenada, los paritarios del Astillero y la Iglesia no hay por parte de la empresa ninguna señal de reactivación o plan trabajo para la fábrica. Vidal sigue apostando al vaciamiento y cierre o desguace del ARS (“astillero residual”). Días atrás circularon "papers" donde se habla de una primera tanda de 700 despidos, incluyendo trabajadores que había sido efectivizados en el 2015 después de largos años de permanecer como contratados. El plan de ataque menciona también "retiros voluntarios", apuntando como prioridad a la reducción de la planta. Esta cuestión volverá a plantearse en la nómina de trabajadores del Astillero Río Santiago que debe aprobarse en el Presupuesto bonaerense para el 2019.

Estamos frente a un programa de " demolición del Astillero" (como pidió Macri) que forma parte de los 37.000 millones de pesos que Vidal debe recortar en la provincia de Buenos Aires. Hoy en día el salario promedio en el Astillero ronda los 700 dólares, la mitad de lo que se cobraba a fines del 2107, en un cuadro de carestía ascendente, tarifazos, boletazos y devaluación. La desorganización del ARS y las difamaciones contra sus trabajadores tiene como objetivo concretar una desvalorización histórica de los salarios para sostener el "déficit cero" que opere como garantía de pago de una provincia hipotecada y al borde del defól. 

“Mediación”

Hay una coincidencia general entre las conducciones de ATE, pero también de las agrupaciones que habilitaron la intervención de la iglesia en el conflicto, en presentar la mediación de la iglesia como una "ayuda amigable". Estamos frente a un encubrimiento que da continuidad a una política que viene de lejos en lo que hace a la conducción de ATE Ensenada y a su aliado, el PCR, a la que ahora se ha sumado el PTS, también firmante del acta. En un volante dirigido a la fábrica el PTS reconoce haber aceptado la mediación de la iglesia "porque aceptamos todo el apoyo y escuchamos todas las voces que nos permitan fortalecer nuestro reclamo", para afirmar, a continuación, que la Iglesia no debe ser parte de la mesa de negociación. Se trata de una presentación amañada. En el acta que dio lugar al levantamiento de la toma –y que nunca fue llevada a la asamblea general de fábrica– se condiciona la suspensión de los descuentos a la duración de la mesa de concertación con la Pastoral como integrante. Fueron los firmantes los que introdujeron a la Iglesia en las negociaciones y, como reconoce el propio PTS, serán ésta y el obispo “Tucho” Fernández los encargados de llevar ante Vidal los reclamos de los trabajadores y las exigencias de la empresa. Más que una mediación circunstancial, los firmaron le otorgaron a las sotanas un papel protagónico. No hay mediación desinteresada ni "amiga". El papel cada vez más destacado de la Iglesia en los conflictos obreros y sociales tiene como finalidad evitar la rebelión popular y hacerle el "aguante" a Macri para que llegue al 2019, como lo exige el FMI y convalida la oposición peronista-kirchnerista. La colaboración entre Vidal y la Iglesia se puso muy claramente de manifiesto con el voto contra el derecho al aborto –del cual fueron parte todo una fracción de senadores del PJ y una senadora del kirchnerismo– y ahora, con la campaña en contra de la Educación Sexual Integrada y el boicot a su aprobación en la Legislatura.

Los trabajadores sólo deben confiar en sus propias fuerzas. Un programa para el Astillero Río Santiago plantea continuar la movilización por la garantía laboral de los puestos de trabajo para los 3.300 trabajadores –que debe figurar expresamente en la nómina de trabajadores del Presupuesto provincial 2019–; un aumento de emergencia y actualizado en un 100% para el funcionamiento del Astillero –Macri vetó en noviembre del año pasado un fondo de 1.500 millones de pesos que debía destinarse a la reactivación del ARS– junto a un plan de construcciones navales (defensa del astillero estatal contra todo intento de cierre o desguace); el aumento paritario acorde con una inflación anual estimada del 45% y la plena vigencia del convenio colectivo de trabajo.

En lo inmediato, corresponde a la Asamblea General del ARS y a los paritarios electos convocar a la movilización de toda la fábrica para reabrir la paritaria. Con la experiencia recorrida por la lucha del ARS y el Plenario Regional de Delegados, el Ensenadazo – si el gobierno avanza con los despidos – planteará la movilización popular y de los trabajadores de la región en defensa de la ocupación del Astillero Río Santiago. 

Compartir