fbnoscript
18 de octubre de 2018 | #1524

Que no pase el presupuesto del FMI

El Presupuesto 2019 –que el gobierno buscará aprobar en Diputados el próximo miércoles 24– es un verdadero plan de guerra contra trabajadores y jubilados.

Se prevé que el aumento de tarifas para la energía y el transporte sea el doble de la inflación.

O sea que preparan tarifazos de al menos el 40%, que se suman a los que acaban  de aplicar.

La educación, la salud y la obra pública sufrirá brutales recortes en términos reales, porque “aumentan” muy por debajo de la inflación
real.

Para los jubilados, prevén la eliminación de los regímenes especiales, o sea, las conquistas arrancadas por trabajadores de diferentes
provincias, los docentes universitarios y otros gremios con tareas insalubres. 

Mientras tanto, preparan un aumento de la edad jubilatoria.

Este presupuesto ni siquiera ha sido redactado en la Argentina. Su verdadero autor es el  FMI, y con un claro objetivo: asegurar el pago
de la deuda fraudulenta y usuraria.

Los campeones del “déficit cero” le mienten al país: el déficit será del 9 o 10% de la economía nacional, pero sólo para cumplir con los
intereses a los especuladores internacionales.

La oposición de los Massa, el Pejota y el kirchnerismo pide “rehacer” el presupuesto para que refleje “metas económicas realistas”.
¡Pero no cuestionan la confiscación de fondo contra el salario y las jubilaciones! 

Mientras arman sus trenzas con vistas al 2019, dejan pasar los ataques contra el pueblo. 

En esa línea, han instruido a la burocracia de los sindicatos a marcar el paso en el mismo lugar. 

En oposición a esa parálisis, es necesario que pongamos de pie a nuestras organizaciones obreras y de lucha. El miércoles 24 es
una gran oportunidad para ello: impulsemos asambleas y reuniones de delegados en todos los sindicatos, para votar la concurrencia
al Congreso. Abajo el presupuesto del FMI. Por un paro activo nacional de 36 horas con abandono de tareas, por la reapertura
de paritarias, aumento de emergencia a los jubilados, y ocupación de todas las plantas que cierran o despiden.

Por un Congreso de delegados mandatados por la Base de todos los sindicatos, para debatir y resolver una lucha a fondo hasta derrotar
al gobierno del FMI.

Compartir

Comentarios