fbnoscript
24 de octubre de 2018

Presupuesto 2019: “La única austeridad que se reclama acá es para los trabajadores”

La intervención de Romina Del Plá (PO-FIT) en la Cámara de Diputados.

La diputada Romina Del Plá, del Partido Obrero-Frente de Izquierda, intervino en la sesión de Diputados que trató el proyecto de presupuesto con una fuerte denuncia al ajuste el gobierno y el PJ, que garantizó los votos para su aprobación, al que caracterizó como “una guía de acción contra trabajadores y jubilados dictado por el FMI”.

En primer lugar, Del Plá denunció a la policía por el lanzamiento de gases lacrimógenos contra quienes se movilizaron para exigir la liberación de los más de 35 detenidos y la violación de los compromisos establecidos en el recinto por el oficialismo, que había prometido suspender el debate hasta que cesara la represión. “¿Por qué tanto apuro? ¿Por qué esta sesión no puede pasar a un cuarto intermedio? No: le quieren llevar el presupuesto aprobado al directorio del FMI que se reúne el viernes”, sentenció la diputada.

Del Plá afirmó que el hecho de que el peronismo que se dice opositor apoye este presupuesto “vuelve a demostrar que son el gran sostén de esta política de ajuste”. Polemizando con el presidente de la comisión de Presupuesto, señaló que el macrista Laspina “dijo que ‘todos éramos responsables’ por los presupuestos. ¡No! El Partido Obrero, el Frente de Izquierda, no votó ninguno de estos presupuestos. Que se hagan responsables los que votaron los ajustes”

También en polémica con el diputado oficialista, Del Plá afirmó que “de ninguna manera es un presupuesto austero: la única austeridad acá se reclama para educación, para ciencia y técnica, para salud; para los banqueros, para el FMI, para las patronales hay para derrochar”. Como muestra de esto último, apuntó la piedra angular del presupuesto, que es un pago de intereses de deuda externa que se llevará el 18% del total, pero también el hecho de que “no se restituye ningún aporte patronal para el sistema previsional por salarios de hasta los 12.500 pesos”, el sinfín de exenciones impositivas para las empresas, los “superbeneficios” a los bancos, que “en agosto acumularon un 200% más que el mismo mes del año pasado”, precisó, y a las privatizadas de energía. “Dicen que hay impuestos sobre los ‘sectores productivos. Mentira. Las patronales pagan poco y nada de impuestos. Todo va por IVA. Hay que terminar con los impuestos al consumo”, agregó. En resumen, apuntó, “las crisis no son para todos”

Del Plá marcó que, pese al enorme nuevo endeudamiento, este no alcanzará para resolver la crisis de pagos. “Por eso querían meternos el artículo 53“, que habilita la reestructuración discrecional de la deuda. En el mismo escenario enmarcó las nuevas herramientas financieras como las Leliqs, que le rinden a los bancos “una tasa usuraria del 74%, y no logran resolver déficit fiscal: esto va a estallar y se traslada para las provincias. No se cerró la paritaria docente de Buenos Aires, hay un congelamiento de dos años a trabajadores y jubilados en Santa Cruz”.

En relación con el aumento del impuesto a bienes personales, señaló que “de ninguna manera es, como dicen, ‘un impuesto progresivo’. Lo van a terminar pagando los trabajadores que tienen un departamento, la clase media, mientras que las empresas están exentas y la tasa que se aplicará sobre los inmuebles rurales, además de ser baja, se les tomará a los terratenientes como anticipo de Ganancias.

Del Plá contrapuso a este “presupuesto al servicio del FMI y los especuladores” un programa: no pagar la deuda; nacionalizar los bancos, el comercio exterior y las empresas privatizadas; aumentar los presupuestos de salud, educación, vivienda popular, plan de obras públicas. Planteó que “el gobierno está terminado. Una Asamblea Constituyente soberana debe suplantarlo para decidir un presupuesto al servicio del desarrollo nacional y de la satisfacción de las necesidades del pueblo trabajador”.

Del Plá marcó que crece y crecerá “el descontento y la movilización popular: esto es por lo que estamos luchando adentro y afuera del Congreso. Por eso reclamamos paro de 36 horas a todas las centrales, por eso estamos organizando a los trabajadores desde el sindicalismo combativo”. Y enfatizó: “tenemos que intervenir en este momento, no en el 2019, tenemos que salir a la calle y tomar en nuestras manos nuestro destino”.

“Ese –concluyó la diputada– es el camino de la lucha de Mariano Ferreyra”, a quien más temprano se dedicó en la Cámara un homenaje a ocho años de su asesinato.

Seguí leyendo: El Congreso trata el presupuesto de ajuste que dictó el FMI
 

Compartir

Comentarios