fbnoscript
15 de noviembre de 2018

Schiaretti presentó un presupuesto a lo Macri-FMI

Córdoba: impuestazos, recortes salariales y tarifazos para los trabajadores y premio para los capitalistas

El proyecto de Presupuesto que presentó en la Legislatura cordobesa el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, está en sintonía con el de Macri y el FMI. El respaldo por parte del schiarettismo y el PJ en el Congreso de la Nación al Presupuesto presentado por el macrismo no es casual. En las provincias quieren hacer pasar el mismo ajuste.

El presupuesto del gobierno provincial se estructura sobre una fuerte presión impositiva a los trabajadores, con alzas en los gravámenes que, por ejemplo, en el caso del inmobiliario urbano, ascienden al 40% y en el del automotor llega al 50 por ciento.

Este ataque se complementa con un aumento salarial que se calcula en un 23 por ciento. Giordano aumenta impuestos en un mix entre la inflación del corriente año y los aumentos salariales, pero los ingresos no han llegado ni de cerca a esa cifra, razón por la cual está planteada la reapertura de las paritarias. Con el aumento estipulado en el Presupuesto los salarios seguirán perdiendo en 2019.

Los funcionarios de Schiaretti venden la zanahoria del aumento del gasto social en un marco de crisis, pero omiten decir que meten en esa bolsa a los subsidios a los servicios. El monto sólo para el transporte será de $2.000 millones.

Estamos ante un beneficio para las empresas que vienen castigando con tarifazo tras tarifazo a la población. En esa misma línea, por segundo año consecutivo se otorgan rebajas en el impuesto a los Ingresos Brutos que pagan los privados. Esta rebaja significará para la recaudación provincial del 2019 una pérdida el 2,3%, superando el recorte del 2018 y acumulando un 3,7 por ciento.

El sector financiero, que ha estado especulando con la devaluación y ahora con las tasas siderales del Central, dejará de pagar impuestos provinciales por un monto de $2.310 millones. Sumado a esto, el código tributario mantiene las exenciones impositivas a las iglesias que atacan los derechos de las mujeres y de la infancia, financiando con plata del Estado campañas contra la educación sexual. También se benefician con exenciones impositivas algunas de las multinacionales que suspenden y despiden.

El ajuste queda revelado en la misma letra del Presupuesto que establece una caída del producto, en términos reales, del 3.4 por ciento. Mientras tanto, la deuda provincial -más del 95% está tomada en dólares-, sigue creciendo a un ritmo exorbitante.

A comienzos del 2019 con solo una parte de los nuevos préstamos se la calcula en 120 mil millones de pesos. Aunque Giordano esconde esta bomba de tiempo al hablar de los vencimientos más cercanos, no puede soslayar que el gobierno nacional quiso meter en el presupuesto nacional una cláusula de reestructuración. Es decir, que Schiaretti recontraendeuda la provincia en un escenario nacional de defol que también afectará a Córdoba, más si asistimos a una nueva corrida.

La “oposición” local se apresta a acompañar el Presupuesto de ajuste e impuestazos. Los tres legisladores del PRO (y muy posiblemente todo el interbloque de Cambiemos) respaldarán el proyecto como una devolución de gentileza por el entusiasta apoyo del PJ cordobés en diputados y senadores para la aprobación del Presupuesto nacional.

La mayoría del radicalismo apelará al clásico mecanismo de criticar para, a último momento, votar a favor, como ya lo hiciera con el recorte a las jubilaciones y todas las leyes de ataque al pueblo trabajador. El kirchnerismo, a través de su vocero Martín Fresneda, reaccionó a los anuncios felicitando a Schiaretti por el gasto social cuando, como ya explicamos, es una trampa para hacer pasar impuestazos, tarifazos y recortes salariales.

Las bancas del Frente de Izquierda ya han expresado su rechazo al Presupuesto y dejaron establecido un claro polo político opositor ligado a las necesidades de los trabajadores. Eduardo Salas, del Partido Obrero desnudó, con gran repercusión mediática, la estafa de Schiaretti. 

El próximo miércoles 21 cuando será tratado el presupuesto en primera instancia, desde el Partido Obrero movilizaremos reclamando: salario igual al costo de la canasta familiar y 82% móvil para los jubilados, no a los impuestazos y tarifazos, basta de exenciones impositivas a las empresas y la Iglesia, por un plan de obras populares, más presupuesto para salud, educación y la mujer, entre otros puntos.

En esta nota:

Compartir

Comentarios