fbnoscript
16 de noviembre de 2018

“Nos allanaron porque somos un espacio con un posicionamiento político”

Hablamos con Gabriela, presidenta del club La Cultura del Barrio.
“Nos allanaron porque somos un espacio con un posicionamiento político”

Fotos: gentileza de La Cultura del Barrio

“A nivel personal, lo peor fue todo lo que se dijo en los medios. Nuestras familias, la gente del barrio, nadie entendía nada de lo que estaba pasando”. La que habla es Gabriela, presidenta del Club La Cultura del Barrio, en diálogo con Prensa Obrera. Suena tranquila aunque algo apesadumbrada. El jueves por la tarde, la sede de la institución que preside fue allanada en el marco de la cacería de brujas que desató el gobierno a raíz de las movilizaciones anunciadas contra el G20.

“Nos enteramos de casualidad porque un compañero pasaba tipo 4 de la tarde por la puerta y se encontró con todo el operativo. A partir de ese momento quedamos incomunicados con él y la entrada quedó bloqueada por la Policía Federal”, prosigue. “El operativo estaba a cargo de un comisario, nadie del poder judicial se presentó. Todo lo que nos dijeron es que estaban buscando algo vinculado con lo de Recoleta [el frustrado atentado a la tumba del represor Ramón Falcón]”. La orden, firmada por el juez Ercolini, apuntaba a descubrir armas y explosivos, pero no encontraron nada. “Lo único que se llevaron fue una computadora y un par de cosas más, que esperamos que nos devuelvan”.

La Cultura del Barrio es un club social y deportivo ubicado en Murrillo y Warnes, al borde de Villa Crespo. Es una institución abierta a toda la comunidad, inclusiva, y de una identidad muy definida: antifascista, antirracista, antihomofóbica. De lunes a lunes, se dictan clases de boxeo, muay thai (boxeo tailandés), defensa personal, danza afro, entrenamiento y fútbol “para pibas y disidencias”, entre otros. “Trabajamos con el barrio realizando ferias populares, precios cuidados, castraciones para animalitos de la calle, exhibiciones deportivas y trabajamos todos los aspectos que nos permitan mejorar nuestro rendimiento deportivo y social”.

El allanamiento ordenado por Ercolini se suma al agobio que sufren por parte del Gobierno de la Ciudad. “Estuvimos clausurados y nos pusieron una multa impagable. Por supuesto que después del allanamiento nadie del gobierno se comunicó con nosotros, se ve que mucho no nos quieren”, dice Gabriela.

Una denuncia publicada 20 días atrás en el Facebook del club da cuenta de que el atropello sufrido por la gente de La Cultura del Barrio no tiene nada que ver con los supuestos atentados sino con una política represiva definida. Merece ser citada completa:

“Hace unas semanas mientras realizábamos un ropero comunitario en la puerta del club, se acercan dos hombres que bajan de un auto Bora negro, según lo que nos manifiestan quieren ´participar del ropero comunitario´ y después siguieron preguntando cosas, haciéndose los interesados en las actividades del club, nos dicen que van a volver para ver las actividades. Desde el principio desconfiamos de estos dos personajes y nos mantuvimos alertas, pasados unos días vuelven con la intención de anotarse en el club, les decimos que no hay cupo, y gracias a la patente anotada nos damos cuenta que uno de los dos personajes es Gendarme. Hoy nos levantamos con una nota del nefasto medio Clarín, donde en la clásica jugada Bullrich, buscan un enemigo interno para justificar la represión de ayer, donde el pueblo demostró en la calle, que se opone a esta realidad de hambre y miseria, y nombran a la Coordinadora Antifascista Buenos Aires, no sólo dando a entender que se participó ayer de la manifestación (como si manifestarse contra el presupuesto del FMI fuera un delito) sino también como potenciales provocadores de desmanes en las protestas que se darán en el marco de la cumbre del G20. Repudiamos la nota de Clarín, como así también la represión y posterior cacería de manifestantes durante la jornada de ayer, basta de montajes mediáticos, basta de criminalizar la protesta”.

En estos momentos, el club no se encuentra ni clausurado ni hay ningún detenido. “Hay una campaña de desprestigio y falsas acusaciones sobre el club por nuestro activismo social, cultural y deportivo”, concluye Gabriela.

Compartir

Comentarios