fbnoscript
20 de noviembre de 2018

Diputado macrista y pistolero en Salta

Ante los ojos de todo el que lo quiera ver, el diputado macri-romerista Kuldeep Singh encabezó una banda armada, responsable de secuestro y robo. Todo está filmado y probado pero sigue libre y, “a lo Bolsonaro” defiende su accionar “justiciero” con el aplauso orgulloso del PRO.

Utilizando un método mafioso, a bordo de su propio camión y dirigiendo personalmente el asalto, el diputado de Rosario de la Frontera Kuldeep Singh entró junto a una banda a un depósito de la empresa Nutribras, secuestraron a punta de pistola al cuidador durante 6 horas y se cobraron una deuda millonaria por mano propia.

Ni se preocuparon por las cámaras ni los testigos, de lo que se desprende que contaban con garantías de impunidad desde el poder. No es la primera vez que un diputado intenta valerse de su condición para salir inmune, ya ocurrió con el caso de Ernesto Aparicio, diputado-narco responsable del crimen de Liliana Ledesma, o con Abel Ramos, el “Pedraza salteño”, que se enriqueció con la tercerización de la salud y montó una temible patota responsable de agresiones diversas a los trabajadores.

Operativo impunidad

Aunque el fiscal pidió el desafuero para su detención, la jueza Ada Zunino solo pidió desafuero pero para un allanamiento de domicilio. Un encubrimiento a través de una acción estéril que llega casi una semana después. Mientras, se supo a través del fiscal que el diputado estuvo durante estos días entorpeciendo la investigación, llamando a Nutribras buscando un acuerdo y que modifiquen su versión, transformándola en una simple mudanza. Es decir que ni las filmaciones ni su accionar entorpecedor posterior fueron motivos suficientes para que sea detenido ¡Algo que sí ocurrió con sus colaboradores! El escándalo mediático que generó este hecho llevó a la jueza Zunino a un acto de “equidad”: liberó a los secuaces… En sus propias palabras, lo hizo “porque no corresponde un trato desigual”.

En Diputados denunciamos el accionar de la Justicia y propusimos que la Cámara de Diputados invite al fiscal a que exponga sus fundamentos para la detención y el desafuero, pero ni el PJ ni el macrismo quisieron avanzar. Desde el peronismo propusieron tímidamente que Singh renuncie, o sea mandarlo a su casa mientras se cocine su impunidad en la Justicia. El romerismo, que cazaba piqueteros en 2001 y encarcelaba arbitrariamente a los activistas, de repente se volvió enemigo de cualquier prisión preventiva hasta que no hubiese sentencia firme. Lo más vergonzoso fue la actuación del PRO y del mismo Singh: no sólo defendieron los métodos mafiosos y la “justicia por mano propia” sino que cada intervención fue aplaudida fervientemente… De “reconstructores de la república” a bolsonaristas orgullosos en cuestión de meses.

Tendencias bolsonaristas en un régimen podrido

Se conoció durante la última semana la información de que la empresa asaltada estafó a numerosos productores con cheques sin fondos. La conducta mafiosa de Singh fue mostrada por varios medios importantes como una justa reparación, con lo que el diputado pasaría de delincuente a “justiciero”, al estilo Bolsonaro o Alfredo Olmedo.

La empresa Nutribras, recibió hace menos de dos años la promoción fiscal del estado provincial, con eximición de impuestos y crédito fiscal de 3 millones; esto a pesar de tener antecedentes de fraude en juzgados civiles y comerciales de otras provincias, donde hay reclamos ejecutorios que se remontan inclusive hasta marzo de 2014 (El Tribuno, 11/11). Es decir que el gobernador Juan Manuel Urtubey le dio la promoción a pesar de que la empresa ya tenía un “frondoso prontuario”.

Claro está que el gobierno sigue usando la caja del Estado para alimentar negocios privados, continuando la práctica de los bonos Printico en tiempos del ex gobernador Juan Carlos Romero, pasando por millones de pesos de subsidios entregados por Urtubey al hijo de Romero para Cerámica Andina, los 57 millones a la empresa familiar de la ministra Paula Bibini o los 600 de canon perdonados por decreto a Olmedo por Salta Forestal. Es decir que los subsidios a Nutribras son otra muestra brutal de la corruptela que caracteriza el régimen en el uso de los fondos y bienes públicos, como fuente de enriquecimiento ilícito y delictivo de la burguesía local. Es el régimen descompuesto que hemos cuestionado incluso en 5 causas judiciales que una Corte adicta ha bloqueado sistemáticamente, garantizando impunidad a los que debieran estar en el banquillo como capitulo local de los “cuadernos” que hoy tienen enjuiciada a toda la clase capitalista.

Propusimos también una Comisión Investigadora Parlamentaria de todos los subsidios y regímenes de promoción otorgados que devele el entramado de los empresarios beneficiarios con el poder político y ayude a poner fin a este régimen de corruptela. Es más necesario que nunca: ahora Urtubey y compañía pretenden otorgar sumas millonarias en subsidios al capital, en el presupuesto 2019, mientras plantea un ataque brutal contra los salarios, la salud, la educación y la obra pública.

El PO defiende el derecho de revocatoria de mandatos porque en casos como estos debería ser la población la que destituya a Singh, del mismo modo que defendemos la elección popular de los jueces. Llamamos al pueblo a movilizarse para que vaya preso con la misma energía que debemos movilizarnos para superar este régimen descompuesto que hoy enfrenta a dos bandos capitalistas igualmente enemigos de los trabajadores.

En esta nota:

Compartir

Comentarios