fbnoscript
28 de noviembre de 2018

Basta de muertes de bebés en el Hospital Materno Infantil Pedro Chutro de Merlo

Por Corresponsal
Partido Obrero - Merlo

El sábado 24 de noviembre, en el Hospital Materno Infantil Pedro Chutro de Merlo, falleció el bebé de una compañera de la agrupación estudiantil del Partido Obrero, en una cesárea no programada.

La noche anterior, nuestra compañera (que estaba en la semana 40 de embarazo) asistió a la guardia del hospital y, luego de varias idas y vueltas, la internaron esperando el parto natural. Después de un control decidieron llevarla a la sala de parto donde fue víctima de violencia obstétrica: el parto natural ya no era posible, pero quienes la asistieron insistían con que puje al punto tal que dos personas se le subieron encima para provocar que el bebé saliera a como dé lugar.

Cuando los bebés están pasados de fecha corren riesgo de padecer el síndrome de aspiración de líquido amniótico meconial (Salam). Al ser muy grandes los bebés tienen sufrimiento fetal y hacen algo similar a la caca en la panza, ese líquido se lo tragan, les inhibe la función del sulfactante y tienen colapso pulmonar. El bebé no pudo salir, si hubiera salido vivo hubiera tenido consecuencias neurológicas graves.

Se trata de una muerte que se podría haber evitado si el Hospital Chutro contara con los recursos suficientes para realizarse el control obstétrico necesario y si los profesionales que allí trabajan fueran capacitados en la evitabilidad de la violencia obstétrica.

El índice de mortalidad infantil del Hospital Chutro es muy alta. Se reproducen las denuncias en este sentido. Responsabilizamos al Estado que debe garantizar los recursos y el personal idóneo en lugar de ajustar el presupuesto y desfinanciar la salud pública.

Este sistema, que niega el aborto legal a las mujeres, es el mismo que las condena a maternar y parir en hospitales públicos en las peores condiciones. Las mujeres pobres somos las que padecemos y el Estado es responsable porque desfinancia la salud, degrada a los trabajadorxs de la salud y promueve la salud privada y sus grandes negociados con las obras sociales.

En el día internacional por la eliminación de la violencia contra la mujer, en Merlo las actividades de "concientización" por parte del Municipio en la plaza principal son sólo un maquillaje burdo. La violencia obstétrica es otra de las formas de violencia hacia la mujer, que ni el intendente Gustavo Menéndez, ni Vidal, ni Macri (ajustando en salud) son capaces de "eliminar".

El intendente Gustavo Menéndez y el Secretario de Salud, Miguel Murrone, deben responder por la muerte de Ikem y otros dos bebés fallecidos el sábado 24 de noviembre.

Exigimos una investigación a fondo de las causas de la mortalidad infantil en el hospital Chutro; más presupuesto para la salud pública; capacitación contra la violencia obstétrica para los profesionales, más recursos, reparación y compra de todas las máquinas necesarias para atender a las mamás embarazadas y a los bebés nacidos y por nacer.

Justicia por Ikem. El Estado es responsable.

En esta nota:

Compartir

Comentarios