fbnoscript
28 de noviembre de 2018

Mendoza: un presupuesto antiobrero y la cortina de humo del “roll over”

La aprobación del presupuesto mendocino tuvo un carácter agridulce para el gobierno de Alfredo Cornejo. Este consiguió los votos para su aprobación en general, pero no los dos tercios que requería para el “rollover” de la deuda provincial (la refinanciación de los vencimientos en 2019).

El presupuesto, por 141 mil millones de pesos, constituye un fuerte ataque contra la población trabajadora. El gobierno se jacta de los 11 mil millones para obra pública y de un “auspicioso” “superávit operativo” de 6 mil millones de pesos, presentando esto como una muestra de “ordenamiento” de las cuentas públicas.

La realidad es que este presupuesto, representa nuevas reducciones en los fondos para salud y educación. También una confiscación salvaje contra los trabajadores estatales, que en cuatro años sufrieron la reducción de la masa salarial del 57% al 44% -al tiempo que proliferan los contratos de locación, las prestaciones de servicio y las tercerizadas. Este colosal ajuste fiscal, con centro en enfermeros y maestros, se combinó con una renta extraordinaria por regalías petroleras que aumenta de 3 mil millones a 11 mil millones, también financiada por los trabajadores mediante los sucesivos tarifazos y la dolarización de los hidrocarburos. 

Con el presupuesto, Cambiemos expone crudamente la base de su política económica. Esta no fue cuetionada por ningún sector de la oposición, con la excepción del Frente de Izquierda.

Disputa patronal

Tras haber aprobado los endeudamientos garrafales de presupuestos anteriores, y ser cómplices de las reformas judiciales que le permiten a Cornejo disponer de todos los recursos estatales para descargar la crisis sobre los trabajadores, el kirchnerismo y el PJ de los intendentes montaron una campaña demagógica en relación a la cuestión del rollover, que involucra un 2,5% del presupuesto, sin debatir lo central de su orientación antiobrera -es decir, una cortina de humo.

El ángulo elegido no es secundario, ya que Unidad Ciudadana no cuestiona la deuda usuraria, sino la forma de pagarla: si se la refinancia, como pretendía Cornejo, o se la cancela con billetes, como hicieron Néstor Kirchner y CFK con el Club de París, el CIADI y otros organismos del capital financiero. De esta manera le disputan a Cornejo justamente donde él se cree más fuerte: en garantizar el despotismo patronal y colocar los recursos estatales en función de recomponer la rentabilidad capitalista. Debaten en el plano de las necesidades del establishment, opuestas a las de los trabajadores y explotados de la provincia.
 
Una oposición consecuente solo puede ser obrera y socialista

La oposición al ajuste cornejista solo puede ser impulsada desde los intereses de la clase obrera y el pueblo explotado.

Rechazamos la discusión del futuro de Mendoza en torno a la forma de pago a los buitres acreedores y el respeto a la deuda. Los esfuerzos por bajar los “costos laborales” y ganar en competitividad son la matriz del programa de las patronales y están mostrando su fracaso frente a una crisis de carácter global, arrastrando a las familias trabajadoras a la miseria.

Por esta razón venimos desarrollando una fuerte campaña política por colocar los reclamos obreros y populares en el centro de la discusión.

Frente a la crisis provincial y de conjunto impulsamos un congreso de delegados de base de todo el movimiento obrero, para resolver un plan de acción que derrote el ajuste. También por expulsar a los agentes del capital de todos los gobiernos y proceder a una reorganización social, económica y política que dé respuesta a las necesidades de la población trabajadora, y no de un grupo minoritario que se enriquece con el trabajo ajeno.

LEER MAS

Declaración del Frente de Izquierda contra el presupuesto Mendoza 2019

En esta nota:

Compartir

Comentarios