fbnoscript
31 de agosto de 2006 | #961

Carta abierta a la CTA: Por un Congreso de Bases contra el copamiento kirchnerista

Hugo Yasky será el candidato a secretario general de la CTA por la lista única de todos los sectores que conforman la dirección de la Central. Es el acuerdo al que han llegado el ala “autónoma” liderada por Víctor De Gennaro y el ala “colaboracionista” del diputado por el Frente para la Victoria Edgardo De Petris y el secretario de Tierra y Hábitat Luis D’Elía.

Yasky es un virtual “ministro sin cartera” del gabinete K. Es el hombre que festejó el “salario de la pobreza” para los docentes, elevándolo a la categoría de conquista “del mínimo nacional”. A partir de ello fue el bombero de todas las huelgas provinciales por la canasta familiar, como ocurre hoy con la lucha cordobesa.

Es además el coautor de la “segunda ley federal de educación”, que confirma el pase de las escuelas a provincias, el subsidio a la escuela privada, el salario de hambre, la destrucción progresiva del Estatuto del Docente y la educación “de mercado”.

En la lista “única” estaría Milagros Salas, la puntera de la CTA que acaba de dirigir la provocación contra el PO en Salvador de Jujuy (y contra otras organizaciones obreras) jefa de una brigada de choque civil sustituta del gobierno K de Fellner, a partir del control de 25.000 planes sociales.

La lista Yasky es el remate de la cooptación kirchnerista de la CTA, que no ha hecho un solo paro nacional contra Kirchner ahora, ni contra Duhalde antes, a pesar de que los estatales, docentes y jubilados son las grandes víctimas de la devaluación y el “superávit fiscal”, llevando la peor carga del hundimiento del salario de la clase trabajadora junto a los compañeros en negro.

En el último congreso de marzo se rechazaron todas las mociones de paro activo y plan de lucha encabezadas por AGD-UBA y el Garrahan, reclamando también el retiro de la gendarmería de Las Heras. En cambio se aprobó la “no incompatibilidad” para detentar cargos públicos y lugares de dirección en la central, para viabilizar a los D’Elía y a los De Petris.

Fin de un proyecto histórico

Es hora de un profundo balance entre todo el activismo de ATE y de toda la CTA, del proyecto histórico de acabar con la vieja burocracia sindical mediante una central ligada a la centroizquierda. Primero al Frepaso, luego al ARI, al ibarrismo y especialmente a la Alianza que De Gennaro contribuyó a gestar, la misma que hoy trajina los tribunales por la ley laboral Banelco.

Con Kirchner la Central apoyó la ley sustituta de la Banelco. Entonces esta natural integración a los “nacionales y populares” en el gobierno de “reconstrucción de la burguesía nacional” a expensas de los trabajadores, pagando al FMI al contado y canjeando deuda por hambre, es la resultante final de una política de fondo. Es el proyecto histórico de una central como rueda auxiliar de la centroizquierda el que fracasa.

El intento desesperado de Lozano de retener la banca que consiguió con Ibarra, mediante el meneado “movimiento político y social” que nunca vio luz, confirma el uso de la Central como trampolín para sucesivas integraciones de la Central al Estado capitalista.

Hay que hacer un balance también del proyecto multisectorial y pluriclasista (afiliación directa). No sirvió a ninguna de las batallas estratégicas de los afiliados obreros de la Central: las huelgas de los Astilleros, la huelga general docente universitaria, la lucha de los mineros del Turbio, de los aeronáuticos, a la gran huelga docente autoconvocada de Salta, de Amsafe y en tantas otras provincias.

Por un Congreso con mandato de los lugares de trabajo

El último paro nacional de la CTA fue antes del Argentinazo. Un período histórico entero del movimiento de lucha le es ajeno, el más actual y el más rico. Cuando el movimiento obrero y popular adopta los métodos piqueteros, el brazo piquetero de la central, la FTV, se transforma en una organización de punteros del gobierno.

Este copamiento kirchnerista es una lección incluso para aquellas tendencias de la izquierda que hicieron de la dirección derrotista el eje de una política de maniobras para no confrontar con un planteo de constituir a la Central como organización de clase contra el capital.

La lucha intestina entre “autonomistas” y “colaboracionistas” ha terminado en un retroceso más, en esta lista de compromiso K con Yasky.

El Partido Obrero llama a salvar a la Central de este copamiento.

Convoca a todos sus activistas a luchar por un Congreso Extraordinario de delegados con mandato de los lugares de trabajo, de los metalúrgicos de Villa Constitución, de los obreros del neumático, de Astilleros, de los trabajadores santacruceños que están en lucha en la salud y en el Estado, de la Conaduh Histórica que está en plan de lucha y prepara una gran Marcha Federal por la educación, de toda la docencia y de todo ATE.

Rescatemos la Central con los métodos de la clase obrera. Incluso la formación de listas opositoras en las próximas elecciones de dirección de CTA, tiene sentido para luchar en común por este objetivo: un congreso de bases que rescate a toda la Central como organización de lucha y de clase, basada en la independencia política del gobierno de Kichner.

En esta nota:

Compartir

Comentarios