fbnoscript
25 de enero de 2007 | #979

Por la defensa de Catamarca: Ni Brizuela ni Barrionuevo

Un mes después de haber sellado el “megafrente” entre el Frente Civico y Social y Compromiso K-Frente para la Victoria, el operador presidencial Juan Carlos Mazzón, otrora Guardia de Hierro y asesor de Carlos Menem, celebraba junto a su amigo Armando ‘Bombón’ Mercado —cuñado de Kirchner y el armador de la estructura presidencial en la provincia— la estrategia de los “dos frentes”, o “bifronte”: mientras apostaba a ganador en la alianza con Brizuela del Moral, el kirchnerismo se largaba a promover una lista “muleto” con todos los elementos del PJ y del kirchnerismo desplazados del “megafrente”, con excepción de Barrionuevo (¡pero con el acuerdo de éste!). De esta manera, Kirchner llegaría a octubre con aliados de uno y otro corral. Al promover un frente “muleto”, Kirchner promovía un salvavidas para el PJ catamarqueño, que venía en caída libre desde que se anunció el “megafrente” de Brizuela. La lista “alternativa” procuraba frenar el éxodo de punteros barriales del peronismo que se fueron a “ofrecer” a la mesa del megafrente, donde los recursos económicos no se escatiman.
 
Esta política de dos frentes, sin embargo, ha ingresado en una crisis, probablemente terminal: el diputado Pastoriza, convocado por el gobierno K para encabezar el frente “muleto”, se acaba de bajar de la candidatura a gobernador. La razón de su renuncia es la negativa a encabezar una lista que, desde el vice para abajo, estaba plagada de barrionuevistas. “Para eso —protestó Pastoriza— que lo encabece Barrionuevo”. Con la renuncia de Pastoriza, el frente muleto se ha fragmentado; Barrionuevo y Saadi se han puesto a armar un frente con nombre y apellido.
 
Saqueo minero, oposición popular
 
En lo fundamental, la oposición “trucha” armada desde el kirchnerismo buscaba evitar que el repudio a la política oficial, en especial a la contaminación de la minería, pudiera encontrar un cauce propio. En una provincia conmocionada por el desastre ambiental provocado por las mineras, los políticos oficiales prometen, unos, “más regalías” (Barrionuevo); otros, “control ambiental” (Picolotti-Kirchner). Con esta política, se prepara la convocatoria a licitación por parte del Ymad (Aguas del Dionisio), la empresa estatal responsable de los recursos del subsuelo, de los permisos de exploración para alrededor de 120 nuevos emprendimientos mineros, que ya están registrados en la Secretaría de Minería. Es decir que en la próxima década los pulpos mineros se harían dueños de más de un centenar de yacimientos, bajo el mismo marco legal y jurídico capitalista que les otorga ganancias siderales, y con el “valor agregado” de la destrucción del medio ambiente y la puesta en riesgo de los recursos del agua.
 
Para los pueblos golpeados por la contaminación, para los jubilados otra vez estafados por Brizuela, para los luchadores de la salud, el “megafrente” oficial sólo puede traer más miseria social y degradación ambiental. El Partido Obrero convoca a los luchadores obreros y ambientales a poner en pie, en la provincia y en los municipios, listas obreras y socialistas en oposición a los saqueadores, por una representación política que en la Legislatura y en los municipios pelee por:
 
• No a Agua Rica. Intervención estatal de La Alumbrera, auditoria obrera y ambiental de sus condiciones de explotación, para establecer la viabilidad de una explotación compatible con la preservación del medio ambiente y la vida en las regiones mineras. Por la nacionalización de los recursos naturales bajo control obrero. Por un directorio obrero y ambiental del Ymad.
 
• Por 50% de aumento de emergencia para los trabajadores de la salud y todos los estatales. Por el pase a planta de los trabajadores de los planes.
 
• Abajo la estafa jubilatoria de Brizuela: 82% móvil ya para todos los jubilados.
 
Por una alternativa de los trabajadores y el pueblo, para que cobre expresión electoral la lucha contra el saqueo y la contaminación minera, la lucha por salario y pase a planta de los planes que llevan adelante.

En esta nota:

Compartir

Comentarios