fbnoscript
10 de diciembre de 2018

Santa Cruz: más acusados en la causa que criminaliza las luchas

La justicia kirchnerista de Santa Cruz avanza contra los luchadores en la causa por los incidentes en la residencia oficial de la gobernadora Alicia Kirchner ocurridos en abril de 2017.

Luego de la indagatoria tomada el pasado viernes a los dirigentes de la CTA Juan Manuel Valentín y Claudio Wasquin, la jueza Rosana Suárez ha convocado para este viernes 14 a otros dos dirigentes Gabriela Ance y Diego Barrionuevo, mientras se conoció que existen otros dos imputados que no han sido llamados a declarar que son Hugo Jerez y Miguel Del Plá, ambos también secretarios de la CTA de Santa Cruz.

Hemos tomado conocimiento de que el fiscal de estado ha presentado decenas de escritos tratando de sostener la versión de un “complot” planificado contra Alicia y su cuñada, la ex presidenta Cristina Fernández, quien se encontraba esa noche en la residencia. Sin embargo, esta hipótesis se ha derrumbado ya que la gente se agolpó espontáneamente frente a la Residencia a reclamar el pago de los sueldos que –al 21 de abril– gran parte de los trabajadores aún no habíamos percibido y la convocatoria corrió de boca en boca, como ocurrió tantas otras en Santa Cruz a lo largo de ese año 2016.

Tampoco prosperó la carátula de “daños agravados” quedando el encuadre legal en “violación de domicilio”, por el acceso de algunos manifestantes al jardín cuando se retiró la policía del lugar dejando el portón abierto.

La causa es política de punta a punta. Busca colocar en el banquillo y presentar como “violentos” a varios dirigentes de infinidad de luchas en nuestra provincia. El modelo de esta causa es el de Tierra del Fuego, donde los dirigentes docentes nunca fueron presos, pero terminaron exonerados de sus trabajos –hoy con interminables reclamos legales que continúan para su reincorporación–, con el golpe que esto significa a las organizaciones gremiales y la intimidación que implica para los trabajadores y dirigentes gremiales en general.

En momentos que Bullrich intenta legalizar el “gatillo fácil” y la represión contra las movilizaciones, Alicia Kirchner aporta su granito de arena en la criminalización de las protestas.

Llamamos a una campaña nacional de solidaridad que multiplique en todo el país los pronunciamientos y acompañamientos que la CTA y los sindicatos de la mesa de unidad sindical ya comenzaron en Santa Cruz. Compañeras de Tribuna Docente de todo el país y varios diputados de izquierda ya se han expresado al respecto.

En esta nota:

Compartir

Comentarios