fbnoscript
11 de diciembre de 2018

El policía “en fuga” que le disparó a una embarazada en Salta

El policía “en fuga” que le disparó a una embarazada en Salta

Captura del video de la agresión, registrada con un celular.

Captado por cámaras, el hecho sucedido este fin de semana en Salta despertó un repudio nacional: en el barrio de Castañares, en el norte de la ciudad capital, efectivos provinciales dispararon con una pistola de pintura contra una embarazada, desde adentro de un móvil policial que se alejaba –tras lo cual la mujer debió permanecer un día internada.

Desde antes de cualquier protocolo, la policía de Salta acumula ya varios casos de gatillo fácil y apremios ilegales. Este nuevo episodio resulta ilustrativo tanto de la descomposición de la política local como del modus operandi de de la fuerza represiva provincial.

Los vecinos sostienen que llamaron ellos mismos a la policía para que contenga los disturbios que se desarrollaban en el centro vecinal del barrio -es común que punteros oficialistas, ligados a los peores negocios de la noche, conviertan a estos centros en los más peligrosos antros. Señalan que allí se consumen drogas todos los fines de semana, que las barras protegidas por los burócratas producen grescas enormes en la calle y que rompen automóviles y viviendas circundantes.

Cuando es convocada, la policía no acude al lugar y, si lo hace, no toca al punteraje sino que reprime a jóvenes de los alrededores, en parte para justificar el operativo pero también para quebrar la movilización vecinal. En este caso, los vecinos denunciaban que se llevaron a dos jóvenes que compraban alcohol a dos cuadras del lugar denunciado. En el video se ve como los familiares de los detenidos reclaman a los efectivos por la arbitrariedad, luego estos se suben a una camioneta y, cuando esta ya se alejaba, un policía dispara desde la caja dos veces, con una pistola de pintura, sobre el cuerpo de una embarazada.

La presión social obligó al gobernador Juan Manuel Urtubey a dar de baja a los involucrados, pero este es sólo uno de las decenas de casos anuales que se repiten en los barrios de Salta: la trama del delito no se toca y se reprime “a los perejiles”, como popularmente se los conoce. Es la fuerza de Urtubey que este año asesinó en situaciones similares a Nahuel Salvatierra y que detiene por averiguación de antecedentes a más de 500 personas por fin de semana. Mientras Urtubey cuestiona alguna coma del protocolo de Bullrich, muestra en la práctica que aunque una persona sea sospechosa o no, huya o se quede quieta, esté de frente o de espalda, su policía no regatea balas para nadie.

En esta nota:

Compartir

Comentarios