fbnoscript
28 de diciembre de 2018

Vidal y el posible adelantamiento electoral en la provincia de Buenos Aires

“Sálvese quien pueda”

La crisis política, el temor a una posible derrota en la provincia y los pactos con el Frente renovador y el PJ – para aprobar el presupuesto de ajuste en la provincia de Buenos Aires –, han dado por resultado la posibilidad que el oficialismo separe las elecciones del mayor distrito de todo el país de las elecciones nacionales. Los medios anuncian un posible desdoblamiento de la elección que podría ser hasta triple. Por un lado la elección de los cargos provinciales, por otro los municipales y luego los cargos nacionales de la provincia junto con la elección presidencial.

Sucede que Vidal teme ser arrastrada por una posible derrota de Macri en el país frente a un reagrupamiento pejotista con o sin Cristina a la cabeza. Lo mismo sucede con las más de sesenta intendencias que obtuvo el Pro al desbancar al PJ del mando provincial. Al mismo tiempo, el pacto montado con el massismo y el PJ para hacer pasar el presupuesto del FMI en la legislatura –que cuenta con un endeudamiento de 69 mil millones de pesos, más emisión de letras y otros mecanismos que llevan a 115 mil millones de pesos de pasivo nuevo habilitado– parió una comisión bicameral con el fin de promover el desdoblamiento, cuestión que permitiría que el massismo pueda conservar una docena de municipios y no ser barrido frente a la posibilidad de una polarización “por arriba”. Para montar este operativo, chocan con la constitución provincial, que explícitamente señala que las elecciones municipales deben realizarse junto con la de gobernador. Para intentar salvar los acuerdos, evalúan realizar elecciones con boleta electrónica “como prueba piloto” en algunos distritos, lo que le facilitaría al massismo un “corte de boleta” a su favor, ya que mediante este mecanismo, se eligen los rangos por separado y no en una boleta única de papel.

Vidal intenta zafarse de la crisis de gobierno de Macri en el arranque de un año que vuelve a colocar la crisis capitalista con mayor agudeza. Los descalabros monetarios empujados por la crisis internacional, el continuo aumento inflacionario combinado con la recesión económica y las pautas establecidas por el FMI -que intentan garantizar el pago de la deuda- conforman un coctel explosivo, incluido en él por supuesto, la provincia de Buenos Aires. Vidal cedió a Macri el mismo monto millonario del “fondo de resarcimiento del conurbano” a través de la aceptación del traspaso de la nación la provincia de los subsidios a las privatizadas de energía y el transporte para liberar esos fondos para el pago de la deuda con el FMI. Vidal se encuentra parada en el Titanic. Los impuestazos previstos no alcanzan para paliar la crisis. La provincia está endeudada en dólares en un 75%, lo que la coloca al borde de la quiebra frente a la posibilidad de nuevas devaluaciones. La autorización del nuevo endeudamiento solo sirve para pagar los intereses de deuda sin tocar el capital, continuando con una acumulación de deuda explosiva.

Al mismo tiempo, Macri sabe que este desenganche le restaría apoyo en las nacionales. Sin embargo, no descarta el adelantamiento electoral en la provincia para aprovechar a su favor un posible triunfo previo de Vidal. Especulan con “vaciarle” por abajo el apoyo a una posible candidatura de CFK o cualquier variante pejotista. Se trata más de una estrategia contra Cristina que en favor de Macri, caminando en una cornisa. Esto ha llevado al PJ a pronunciarse en contra de esta variante, y a Vidal a estudiar la posibilidad de evitar pasar por la legislatura e imponer por decreto el adelantamiento. En el PRO entienden que la posibilidad de un reagrupamiento alrededor de Cristina sólo se podría concretar si su candidatura empuja la votación del aparato venido a menos del PJ de la provincia. Una candidatura de CFK sin sostén en los municipios de la provincia de Buenos Aires la colocaría en franca debilidad para imponerse frente al macrismo, incluso, podría cuestionar su presentación. El adelantamiento electoral implica también la eliminación de las PASO provinciales. Mediante esta maniobra, Vidal intenta asegurarse una mayor dispersión de listas y así evitar la conformación de nuevos escenarios luego del filtro de las internas.

El papel del Frente de Izquierda

El posible anuncio del adelantamiento electoral en el principal distrito del país no puede ser dejado de lado por el Frente de Izquierda. La crisis golpea con fuerza en la provincia, donde día tras día crece la pobreza, cierran fábricas y las patronales despiden masivamente al mismo tiempo que se sufren los tarifazos e impuestazos crecientes. Todo esto con el concurso de la burocracia sindical de todos los pelajes. La ocupación de Interpack es un ejemplo de los ataques patronales, al mismo tiempo de ser un ejemplo de lucha de la clase obrera. Está presente la tarea de realizar una fuerte campaña de denuncia del co-gobierno del peronismo con Vidal contra los trabajadores –que incluye al kirchnerismo que obtuvo el nombramiento de Juliana Di Tulio en el BAPRO–, la defensa de los puestos de trabajo y el salario, la ocupación de toda fábrica que cierre o despida masivamente, el rechazo a todo aumento de los impuestos, el repudio al pago de la deuda usuraria, la defensa de la educación y la salud pública y gratuita frente al ajuste del gobierno y la organización independiente de los trabajadores frente al corset de la burocracia sindical colaboracionista.

Tanto Vidal como Cristina, son representantes del Vaticano contra los derechos de las mujeres y tributarias de la política de contención de las masas en la que la Iglesia juega un papel decisivo en la provincia. El conurbano sin embargo es un polvorín social que debe ser organizado y convocado a luchar contra el ajuste en marcha, tanto en el movimiento obrero como entre los desocupados. Otro ejemplo lo han dado los docentes, donde Vidal no pudo cerrar la paritaria. Los 29 días de paro que enfrentó la gobernadora fueron la expresión de las tendencias de lucha de la docencia bonaerense. Sin embargo, fue la propia burocracia sindical kirchnerista quien evitó por todos los medios avanzar en un plan de lucha que le torciera el brazo definitivamente al gobierno. La lucha de la docencia se expresó masivamente luego de las muertes de Sandra y Rubén en una verdadera rebelión en Moreno, donde quedó a la vista de todos los trabajadores la responsabilidad del gobierno de Vidal en el desastre edilicio de las escuelas y sus consecuencias en la vida de los trabajadores de la educación. El FIT tiene que ser la expresión política de cada lucha que desarrollan los trabajadores.

El conjunto de la situación impone la necesidad de realizar un acuerdo integral en todo el país para poner en pie una campaña nacional y en particular en la provincia, desarrollar una gran organización en cada uno de los pueblos y ciudades. Mientras los partidos patronales han co-gobernado con el PRO en la provincia aprobando todos los ataques a los trabajadores, el Frente de Izquierda debe abrirse paso en la defensa de los intereses de los explotados, promoviendo una salida obrera y socialista a la crisis que pretenden descargar sobre las espaldas de los trabajadores. El proceso de atomización electoral no puede ser escindido de la comprensión de la crisis de las propias organizaciones defensoras del régimen vigente. El Frente de Izquierda tiene la oportunidad política de lanzar en forma común una gran campaña y enfrentar a las corrientes de la burguesía y el imperialismo como una fuerza desplegada en todo el país, partiendo de la referencia política conquistada.

Compartir

Comentarios