fbnoscript
10 de enero de 2019

Impuestazo en Lanús

Aumentaron un 39% en promedio las tasas. El incremento en tres años de gobierno es superior al 300%.

El Concejo Deliberante de la localidad bonaerense de Lanús aprobó a fines de año el presupuesto 2019, con un impuestazo del 39% en promedio en las tasas de servicios generales.

Se trata de un nuevo zarpazo sobre el bolsillo de los vecinos y trabajadores del distrito, quienes desde la asunción de Cambiemos en la intendencia hace tres años han sufrido un aumento de casi el 300% (que se suman al conjunto de tarifazos nacionales y provinciales). A su vez, se estableció la posibilidad de cobrar impuestos extraordinarios frente a “situaciones imprevistas”, y la autorización al Ejecutivo municipal para volver a implementar el estacionamiento medido.

El impuestazo es otra manifestación de la falsa previsión de Macri de inflación para 2019, del 23%, que se pretende instaura como la pauta salarial. 

Con los aumentos se pretende que el pueblo trabajador compense los recortes que el gobierno provincial está realizando en las partidas a los municipios. Se procura una mayor municipalización de la salud y la educación, mientras se coloca el conjunto de los recursos nacionales a disposición del acuerdo con el FMI.

La oposición (Unidad Ciudadana – PJ) se limitó a denunciar al oficialismo de Néstor Grindetti por no “reclamarle fondos a Vidal” -como si los eventuales recursos provinciales no provinieran de sendos impuestazos provinciales (por ejemplo el revalúo del inmobiliario urbano)-, sin cuestionar el conjunto del plan de ajuste del gobierno y del FMI. Más grave aún, no existe un plan de lucha de los sindicatos dirigidos por esta oposición, nucleados en el Movimiento de Unidad Sindical de Lanús (Musla), que siguen la pauta yaskista de “no parar en un año electoral”. Mientras, Lanús no escapa a la recesión y a la avanzada de despidos contra el movimiento obrero, como se ve en el reciente cierre de la planta de Nidera.

Este impuestazo distrital, sumado a los aumentos en todos los servicios y la inflación general, hacen insostenible la situación para las familias trabajadoras. Es necesaria, en primer lugar, una respuesta de las organizaciones obreras, y la organización de trabajadores y vecinos en asambleas para elaborar un plan de lucha y un pliego reivindicativo -empezando por la anulación de los impuestazos, salarios que recuperen el poder adquisitivo perdido y terminar con los despidos, repudiando el pacto con el FMI y las políticas de ajuste.

Compartir

Comentarios