fbnoscript
15 de enero de 2019

En Córdoba, la centroizquierda también entra en defol

Libres del Sur llama a un frente con Olga Riutort, ex funcionaria de De la Sota

En un reciente evento de renovación de autoridades, Libres del Sur hizo un llamado –por medio de su referente Betiana Cabrera- a conformar un “frente amplio” para derrotar a Macri y postuló un frente electoral con Olga Riutort, ex funcionaria de José Manuel De la Sota y ex candidata junto a Luis Juez en las últimas elecciones municipales de Córdoba.

El llamado es una verdadera farsa. El “progresismo” cordobés y nacional ha dado clara muestra de la capacidad de su estómago para digerir acuerdos electorales y políticos no sólo con sectores kirchneristas-pejotistas sino inclusive con el propio gobierno de Cambiemos, al que se unió en algunas provincias (Mendoza, Salta).

El progresismo llama a votar a Riutort, quien no ha dejado de lado lazo alguno con los responsables de la represión en la provincia y de aprobar un presupuesto miserable. Riutort, que ha manifestado públicamente la intención de encabezar la lista oficialista del PJ del gobernador Juan Schiaretti a la intendencia de Córdoba, lleva también en su prontuario, por ejemplo, el escándalo en la aduana chilena por trasladar Lecor (la moneda cordobesa trucha de los 2000), hecho denunciado en aquel entonces por un desconocido Luis Juez (sí, el que años más tarde terminó compartiendo con ella dupla a la intendencia). Riutort es también una de las responsables del vaciamiento del Consejo Provincial de la Mujer durante su gestión entre 2004 y 2008.

Entre lxs asistentes al evento se encontraba Patricia Altamirano, actual decana de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba y una de las posibles candidatas a rectora en las próximas elecciones. En su facultad, aplicó la acreditación a la Coneau y cerró cátedras, entre otras medidas antieducativas, además de tejer acuerdos con figuras de las peores camarillas universitarias.

“La vida por el cargo” que desarrolla Libres del Sur es una vieja política de la centroizquierda en todo el país. Desde Proyecto Sur, hasta el interbloque progresista, donde la mitad de sus líderes terminaron integrando el gobierno de Cambiemos.

Pero a su vez, todos estos sectores progresistas, y el kirchnerismo, están comprometidos con hacer pasar el ajuste y garantizar la paz social.

Frente a todo esto, se hace necesaria la intervención política de la izquierda revolucionaria, que está luchando en las calles contra el ajuste nacional y provincial, para derrotar a Macri, el FMI y los gobernadores y desarrollar una salida política de los trabajadores ante la crisis.

Compartir

Comentarios