fbnoscript
14 de febrero de 2019

Coordinadora interpueblos y asambleas populares en Tucumán: la lucha de los pueblos postergados

Las lluvias de las últimas semanas han sido el detonante de una reacción popular en numerosos pueblo y parajes de varios departamentos de la provincia, en especial del departamento de Leales y Cruz Alta. El detonante fue la decisión de la única línea de transporte, la Empresa Rutas del Sur, de suspender el servicio hasta tanto se realizaran un conjunto de obras y mejoras en los caminos. Con esta decisión, varias localidades que se intercomunican a través de la ruta provincial 320 quedaron incomunicadas.

Ello empujó a que los vecinos de las localidades de Fronterita, el Cortaderal, Romera Pozo, Mancopa, Ingenio Leales, Papa-Pala, por medio de asambleas populares se volcaran sobre la ruta nacional Nº 9 y decidieran un corte duro: nadie pasaba. Una decisión drástica, pero que se demostró efectiva.

Desde el jueves 17 al martes 22 de enero se cortó la ruta. El lunes 21 se produce un nuevo corte sobre la ruta provincial 306, esta vez son los vecinos de Santa Rosa reclamando por el estado de esa ruta

El mismo 21 aparecieron algunos directivos de vialidad y se asomaron algunos delegados de comunales.

El martes 22, ante un panorama de extensión y radicalización de las acciones, son convocados desde casa de gobierno una delegación de cada corte y se les promete atender los reclamos de un nuevo asfalto sobre la ruta 320 y 306, enripiado y banquinas en caminos interiores. En simultáneo, el gobierno pide una tregua en los cortes.

En asamblea de los pueblos se discute y se decide suspender las medidas de fuerza, pero tomando varios recaudos como poner las obras en ejecución bajo control de las asambleas asesorados por personas especializadas y la decisión de que si el gobierno no cumple con las obras en los plazos estipulados se volverá nuevamente a los cortes.

En los pueblos del interior las noticias corren como reguero de pólvora. Así fue que vecinos de Viclos, Las Palmitas, El Suncho, Campo Verde, Mujer muerta, Campo Quimil, Sol de Mayo, y Cañada de Viclos reclamando por el mal estado de los caminos, la falta de desmalezamiento y de alumbrado público, además de los frecuentes cortes de energía eléctrica que dejan sin agua a los vecinos, decidieron cortar la ruta provincial 327 en el cruce con la ruta 323.

Una conducta similar adoptaron los vecinos de Ranchillos y Estación Araoz, cortando accesos y rutas vecinales. Ahora, con las últimas lluvias se han sumado cortes, Orán y Los Lotes.

En todo este proceso se ha producido una intervención masiva vecinal, en muchos casos motorizados por las organizaciones del Polo y el partido Obrero, pero también hicieron su aparición vecinos vinculados a Cambiemos (UCR) o a Alperovich, hasta figurones vinculados al gobiernos, todos ellos promocionándose para las próximas elecciones.

En asamblea se resuelven las cosas, incluso se revocaron representantes que no han tenido actitudes firmes, se votó una declaración para ser repartida masivamente en toda la zona, y hay una tensa espera.

Todos los pueblos del interior viven postergaciones similares: malos caminos y rutas destruidas, sistemas de transportes escaso y caro, graves problemas con el agua potable, insuficiencias del sistema de salud, falta de fuentes de trabajo, y así podríamos llenar páginas.

Está planteado consolidar una coordinadora de lucha interpueblos que funcione en base a asamblea populares periódicas y allí en forma democráticas e independiente de los gobiernos los vecinos y trabajadores decidan sobre el destino de sus reclamos.

En esta nota:

Compartir

No cars.

Comentarios