fbnoscript
19 de febrero de 2019

Córdoba, otro escenario de la crisis de Cambiemos

La conformación de listas para las internas provinciales del próximo 17 de marzo en Córdoba ha puesto nuevamente de manifiesto las turbulencias políticas que atraviesa Cambiemos.

Antes de partir de gira por el sudeste asiático, Macri ordenó personalmente que el PRO cordobés se alineara atrás de la candidatura a gobernador del radical Mario Negri para la interna de Cambiemos convocada para el próximo 17 de marzo. Así se constituyó una lista que tiene al ex árbitro macrista Baldassi  como candidato a vice y a Luis Juez como candidato a intendente para la ciudad de Córdoba. Por su parte, la Coalición Cívica y Elisa Carrió dieron su bendición a esta lista. 

La decisión de Macri sorprendió a los referentes del PRO “orgánico” que tenían casi cerrado un acuerdo con otro radical, Ramón Mestre (h), el actual intendente de la capital cordobesa.  

Envalentonado por los resultados de la interna pampeana – donde una lista la UCR aplastó a la del candidato amarillo “puro” – y despechado por la movida de Macri, Mestre, que tiene el control del aparato partidario, presentó una lista 100% radical, sumando a los alfonsinistas y sectores que en la víspera eran enemigos declarados del intendente.

Para Macri, una derrota de “su” lista en la provincia que fue clave para su elección como presidente puede convertirse en un nuevo golpe en el camino a la reelección. Con una derrota de Cambiemos frente a Schiaretti en la competencia por la gobernación, el escenario más probable según todas las encuestas, al macrismo no le quedaría ni el consuelo de encabezar la oposición provincial al PJ. Por eso el propio Negri, en sus primeras  declaraciones tras la presentación de la lista, insistió con que “seguiremos buscando un consenso para no llegar a la interna”. Ese “consenso” es buscado infructuosamente desde hace más de seis meses.  

Schiaretti tendría que poner las barbas en remojo

La novela de Cambiemos debería conducir a Schiaretti a poner sus barbas en remojo. El derrumbe electoral del macrismo es la consecuencia de un saqueo sin precedentes sobre el pueblo trabajador, del deterioro de los salarios, el robo a los jubilados, el tarifazo interminable, los despidos y suspensiones – que en la industria automotriz tienen características masivas – y el sometimiento del país al FMI y los fondos de especulación financiera. Ahora bien, Schiaretti fue un defensor y sostenedor de todas las medidas fundamentales del gobierno macrista. Fue el principal operador, entre los gobernadores de la ´oposición´, para cerrar el pacto fiscal y hacer aprobar la ´reforma previsional´ y el presupuesto 2019 en el Congreso. Hoy el gobernador se frotará las manos por las ventajas que le ofrece el culebrón de Cambiemos, pero más bien es un espejo donde debería mirarse.

El pueblo cordobés que ve día a día derrumbarse sus condiciones de vida y sus aspiraciones, nada  tiene para obtener del resultado de la interna en Cambiemos ni del gobierno filo-macrista de Schiaretti.

El Partido Obrero y el FIT bregan por la unidad de todos los trabajadores por derrotar esta política de  hambre y miseria y darle una expresión política propia e independiente contra los ajustadores. En eso consiste el eje de nuestra campaña.

En esta nota:

Compartir

Comentarios