fbnoscript
22 de febrero de 2019

Camarazo en defensa de las libertades de movilización y expresión

Camarazo en defensa de las libertades de movilización y expresión

Fotos: Guillermo Castro y Daniel Peluffo

Una conferencia de prensa frente al anexo de la Cámara de diputados y un #Camarazo frente al Congreso en defensa de la libertad de expresión y el derecho a la protesta y contra la represión, sellaron la solidaridad con los compañeros fotoperiodistas Juan Pablo Barrientos (Cítrica) y Bernardino Ávila (Página/12) quienes fueron detenidos por la policía el miércoles durante la protesta de los trabajadores de Madygraf. Participaron decenas de reporteros gráficos, compañeros del Ojo Obrero Fotografía, representantes de Argra y Sipreba, trabajadores de la cooperativa, los referentes del Frente de Izquierda Néstor Pitrola y Nicolás del Caño y miembros de otras organizaciones sindicales, políticas y de derechos humanos. Por su parte, el legislador del PO-FIT Gabriel Solano presentó un pedido de interpelación al secretario de Seguridad y vice jefe de Gobierno, Diego Santilli, por la detención de los dos fotógrafos y todo el operativo represivo dispuesto  contra los trabajadores de Madygraf.

Barrientos (revista Cítrica) y Ávila (Página 12) fueron golpeados por la policía de la ciudad mientras cubrían la protesta. Algunos de sus equipos quedaron inutilizables. Estuvieron once horas privados de su libertad pasando de una comisaría a una fiscalía. Durante el traslado, Ávila se descompensó y tuvo que ser asistido.

Su detención generó gran revuelo y una enérgica e inmediata manifestación de fotógrafos y colegas en las puertas de la Fiscalía. Una de las razones por las cuales despertó tanta indignación es que no fueron detenidos al voleo sino ´marcados´ por la policía, quienes reconocieron que habían sido ellos mismos quienes retrataron la represión del ´verdurazo´ días antes, imágenes que se viralizaron en medios y redes sociales alrededor del mundo.

#Verdurazo por Bernardino AvilaNo es novedoso decir que para llevar a cabo el ajuste del gobierno nacional, el FMI y los gobernadores necesitan reprimir a los luchadores que enfrentan esa política. Reprimir a quienes retratan la resistencia del pueblo trabajador a esas políticas de ajuste y represión es su complemento.  

El cerco para el periodismo que el gobierno intentó imponer en el “protocolo antipiquete”, lo llevan a cabo de hecho las fuerzas policiales, como lo demostró con creces el brutal ataque que sufrieron los reporteros gráficos en el marco de la represión generalizada a la movilización por Santiago Maldonado y contra la reforma jubilatoria.

Las imágenes de las detenciones del miércoles contra Juan Pablo y Bernardino son más que elocuentes. De ellas se deduce que estamos en presencia de un plan policial de amedrentamiento cuyo responsable, en el centro político del país, es el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

¡Basta de la censura y ataque a la prensa!

No a la criminalización de la protesta.

 

 

Compartir

Comentarios